El cambio de año ha traído previsiones de mejoría económica, pero el sombrío panorama que se cierne sobre las sicavs sigue siendo el mismo. La sangría de posiciones en el vehículo de inversión hasta ahora predilecto de las grandes fortunas españolas no cesa. El ritmo de la estampida alcanza los 2,2 millones de euros al día en estos dos últimos meses.

Noticias relacionadas

En este tiempo, se han retirado de las sicavs nada menos que 133,19 millones de euros. A esta cifra ascienden los reembolsos netos que estos vehículos de inversión han sufrido en los dos primeros meses del año. Si en enero se produjeron salidas por 49,36 millones, en febrero la cifra ha engordado un 69,8%, hasta los 83,82 millones, según las cifras que maneja la consultora VDOS.

Los cambios normativos y las elevadas exigencias que previsiblemente entrarán en vigor este año para las sicavs siguen siendo el motor de esta fuga. Una retirada que lleva tiempo produciéndose sin remedio y que se acelera cada vez que el Gobierno da un nuevo impulso al marcaje a estos vehículos que se benefician de discutidos beneficios fiscales.

La banca también pierde

En este contexto, los grupos independientes han sido los que más han sufrido en febrero, con la salida de su perímetro de 50,2 millones de euros invertidos en sicavs. Una cifra que equivale a casi un 60% del total de reembolsos en este último mes y que es mucho más abultada que la de 18,8 millones que han perdido los bancos y la de 16,1 millones de los grupos de inversión internacionales radicados en España.

Con este mayor impacto en las firmas independientes, han vuelto a perder cuota de mercado en un segmento que cada vez atrae a menos inversores. Las últimas cifras señaladas por la consultora reducen su peso al 24,35% del segmento al cierre de febrero, muy lejos del incontestable 55,27% que siguen reteniendo los bancos.

Y eso que los bancos se llevaron la peor parte nada más empezar el año. De las sicavs que gestionan las entidades financieras nacionales salieron en enero nada menos que 27,1 millones de euros, una cifra más de dos veces superior a los 10,5 millones que los inversores retiraron de sus sicavs gestionadas por grupos independientes.

En cualquier caso, estos vehículos de inversión que en otro tiempo fueron los favoritos de las grandes fortunas para gestionar y poner a trabajar su riqueza gozan cada vez de menos popularidad. Los datos de Inverco, la patronal de la industria, señalan que en todos y cada uno de los últimos cinco años han sufrido descensos tanto en flujos netos de capital como en número.

Incertidumbre regulatoria

Desde la institución no dudan en señalar hacia la “incertidumbre regulatoria” como el gran enemigo de estas sociedades de inversión de capital variable, que es el nombre completo al que responde el acrónimo con el que suelen denominarse. Así lo destaco el presidente de la propia patronal, Ángel Martínez-Aldama, en la reciente presentación del balance anual de la institución.

A lo largo del ejercicio 2020, los reembolsos en sicavs alcanzaron los 1.240 millones de euros. En el año de la pandemia de la Covid-19, cerca de 3,4 millones de euros abandonaron cada día estos vehículos de inversión. Además, esta retirada se conjuró con el impacto de la crisis en sus carteras para dejar su patrimonio reducido a 27.834,9 millones de euros al acabar el ejercicio.

Freno a la remontada

La recuperación de los mercados que ha tenido lugar en estos primeros compases de 2021 ha ayudado a que, a pesar de que la retirada de capitales persiste, el patrimonio que aglutinan estas sociedades haya subido hasta los 28.115,4 millones de euros. Así lo señalan los datos que maneja VDOS.

No obstante, este incremento se queda en un 1% en términos relativos frente al 6% que en el mismo periodo ha subido el Ibex 35, por no buscar lejos de casa. Una brecha que da cuenta del impacto que la incesante fuga de capitales está teniendo sobre estos vehículos.

Desde la industria aguardan que esta sangría pueda llegar a moderarse en los próximos meses. Así, en Inverco consideran que los responsables de muchas de estas sociedades se darán una tregua hasta 2022. A la espera de ver cómo queda finalmente su reforma normativa, que de momento apunta a que su supervisión pase de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a la Agencia Tributaria y a no permitir que haya accionistas con posiciones por menos de 2.500 euros.

En este sentido, se espera que las nuevas normas concedan una suerte de periodo de gracia de siete meses para que, si alguna sicav no consigue adaptar su estructura a los nuevos requisitos, pueda proceder a su disolución o su transformación en otro tipo de sociedad o institución de inversión, como ya han hecho muchas del grupo. Siempre después de votarlo en junta de accionistas.

Un centenar de bajas

Las previsiones de cierre del ejercicio pasado de Inverco, que a la luz del ritmo de fugas sufrido en los dos primeros meses del año se antojan ahora optimistas, señalaban una pérdida de patrimonio para este segmento en torno al 1,7%. Y eso incluso esperando unos mercados de valores alcistas tras el varapalo sufrido en 2020. Aquella estimación apuntaba a cerrar este 2021 con unos 28.000 millones de euros en la cartera.

A la espera de lo que pudieran decidir en sus juntas de accionistas las sicavs más comprometidas, lo cierto es que el año pasado se dieron de baja 134 de ellas en su plataforma de negociación de referencia. En los últimos cinco años, la retirada de BME MTF Equity alcanza a la friolera de 931 vehículos de este tipo. Al arrancar este año solo quedaban 2.441 activas, un 27,6% menos que hace un lustro.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de Invertia, después 5,99€ (en lugar de 7,99€) Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información