IFM Investors ha puesto sobre la mesa 23 euros por cada acción de Naturgy con el fin de hacerse con hasta un 22,69% de la energética. Una opa parcial que está dirigida especialmente hacia los pequeños accionistas de la compañía, a los que los analistas que con más agilidad se han lanzado a valorar la operación recomiendan a coro acudir en atención a la generosa prima que ofrece el fondo australiano.

Noticias relacionadas

El precio que IFM Investors está dispuesto a desembolsar supone una mejora del 28,9% frente a la cotización media ponderada de Naturgy en el último semestre. No obstante, las acciones de la española se han disparado tras conocer la noticia hasta máximos intradía de 22,71 euros, lo que llevaba a algunos expertos a aconsejar la venta incluso sin esperar a que la opa se materialice.

Este es el caso de los analistas de Bankinter, que señalan como una opción interesante para los minoristas de Naturgy el "vender en el mercado si se acerca a las condiciones de la oferta", una prescripción que traducen en precios "por encima de los 22 euros por acción". Este umbral se sobrepasaba incluso en los mínimos de la sesión de este martes.

Merma de liquidez

La nota del equipo que comanda Ramón Forcada señala que la opa parcial de IFM "supondrá un suelo a la acción en el medio plazo en el entorno de los 22,00 euros por acción", de ahí la recomendación de venta siempre y cuando se supere esta marca. En cualquier caso, el consejo último es acudir a la oferta porque desoírla "supondría quedarse con una acción con liquidez reducida".

En este sentido, dos de los accionistas de referencia de Naturgy han anunciado ya que no venderán sus acciones. Se trata de los fondos CVC y GIP, que juntos suman un 41,36% del capital de la compañía. Si a este porcentaje se sumase el paquete que el fondo australiano quiere adquirir, el capital de libre circulación de la eléctrica se limitaría a un 35,95% de su accionariado.

Otras oportunidades

Por si fuera poco, los analistas del banco naranja señalan que con una rentabilidad por dividendo que no estiman en más de un 5,5% para los dos próximos años, "hay otras opciones con más liquidez y mayor rentabilidad" incluso sin abandonar el sector. Así, apuntan hacia Enagás y Red Eléctrica.

Esta es la misma opinión que esgrime Eduardo Bolinches, analista de Invertia. Considera que la alternativa más atractiva para el pequeño inversor de Naturgy está en vender a precios de mercado aprovechando el calentón consecuencia de la noticia. Considera que aguantar los títulos de la energética en cartera a la espera de que se concrete la opa "tiene un coste de oportunidad brutal".

Para el experto, "este tipo de operaciones son venta en la apertura y a por otra cosa". No obstante, Bolinches prefiere mirar hacia el mercado estadounidense para buscar destino al capital conseguido con la venta de las acciones de Naturgy. Además, no ve recorrido al alza para la compañía más allá del precio ofertado.

No se trata de una opinión aislada, pues el precio objetivo de consenso que señala actualmente el mercado se queda en 20,01 euros por acción. Esta cota no solo está un 15% por debajo de lo que ha ofrecido IFM este martes, sino que implica un potencial bajista del 10% para las acciones de la compañía, donde solo un 32% de expertos aconseja la compra de títulos.

Revisión estratégica

Dentro de los que ven superadas sus expectativas para el valor con la oferta del fondo de inversión australiano está Ángel Pérez Llamazares, analista de Renta 4 Banco. En su opinión, "sería razonable aceptar la oferta presentada" sobre una compañía que no ve por encima de los 20,24 euros por acción y para la que extiende una recomendación de mantener.

Si bien el experto de Renta 4 reconoce que "existe gran expectativa sobre la estrategia de Naturgy, que está previsto que se presente en febrero con los resultados anuales", cree que cualquier anuncio será incapaz de resultar en previsiones de cotización por encima de los 23 euros que ahora se están ofreciendo.

El analista Darío Garcia, de XTB, señala que la oferta sí que resulta menos atractiva para aquellos inversores de más largo recorrido, pues subraya que el precio "se queda por debajo de las cotizaciones pre-Covid" de la compañía que preside Francisco Reynés.

En este sentido, señala que "el perfil no agresivo de IFM, su vocación de largo plazo y su objetivo de que toda su cartera de inversiones sea neutral en emisiones de carbono para 2050" podría apuntar a cierto potencial adicional de revalorización más allá de los 23 euros ofertados. No obstante, aún es pronto para prever estos movimientos con base en los últimos movimientos de su gráfica de precios.

Además, el experto señala que debido a las restricciones vigentes a la inversión extranjera en las empresas cotizadas españolas -más aún en sectores estratégicos como el energético- las autorizaciones pertinentes para la opa parcial podrían demorarse más que de costumbre. Con este panorama y la prima ofrecida, cree más que razonable "muchos minoristas estén vendiendo ya para irse a buscar otras oportunidades".