La presión bajista va a más en Audax. Los cuatro fondos especulativos con posiciones en el capital de la renovable han ido reforzando posiciones desde su irrupción el pasado 19 de noviembre hasta el punto de que ya suman un 4,05% de su capital social.

Noticias relacionadas

Esta inversión conjunta equivale a 29,3 millones de euros, en función del precio de mercado que marcan las acciones de Audax, que se mueven en el entorno de los 1,6 euros. En lo que va de año, la compañía pierde un 24% a contracorriente de las fuertes ganancias que se apunta el conjunto del sector de las renovables.

El que más presiona a la baja sobre la ya castigada cotización de Audax es Citadel Europe, uno de los hedge funds más prolíficos en cortos sobre cotizadas españolas. Si en su estreno hace dos semanas declaraba un 0,84% de la compañía, ahoar señala al supervisor posiciones por un 1,35% de su capital.

El segundo puesto de la lista es para el que el 19 de noviembre era cabecilla. Polar Asset Management Partners ha seguido el camino contrario y ha reducido su apuesta desde el 1,8% de entonces al 1,24% que ahora reconoce en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La lista sigue con Highbridge Capital Management, que ha pasado del 0,73% inicial a tomar cortos por un 0,9% de Audax. El último es D.E. Shaw & Co, que es el único que mantiene intacta la posición declarada hace 15 días, por lo que sigue fija en un 0,56% de la cotizada española.

Ataque primerizo

La coincidencia en la irrupción de estos bajistas, se dio poco después de una emisión de bonos verdes convertibles que tenía el doble propósito de obtener financiación para los proyectos del grupo y potenciar la liquidez y diversificación de su accionariado.

Además, nunca antes la compañía había sufrido el ataque de los bajistas con posiciones individuales superiores al 0,5%. Estas son las consideradas relevantes por el supervisor, que además se comunican al mercado y deben actualizarse siempre que haya cambios al alza o la baja.

Goldman reduce

En paralelo, Goldman Sachs, uno de los dos bancos coordinadores de aquella emisión de bonos, ha rebajado su inversión en la compañía hasta un 4,542% frente al 5,88% que declaró el pasado 27 de noviembre. Así, su inversión en la renovable se reduce a una valoración de mercado de de 32,87 millones de euros.

Se da la circunstancia de que, en contra de lo que ocurría cuando anunció por primera vez su inversión el 18 de diciembre, el grueso de esta posición se construye a través de instrumentos financieros  con derecho a voto. Más concretamente, un 4,351% se aglutina con esta fórmula, mientras que solo un 0,191% a través de la posesión directa de acciones.

Segundo accionista

Así consta en el último formulario remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que aún mantiene al banco de inversión estadounidense como segundo accionista relevante de la cotizada, solo por detrás de su fundador y presidente José Elías Navarro. Y eso a pesar de las ventas notificadas por el empresario a lo largo del mes de noviembre.

El también presidente y primera accionista de Aspy Global, que este jueves debutaba en BME Growth, había comunicado al supervisor la venta de 722.356 acciones por un montante total de 1,53 millones de euros. La desinversión, en el marco de las que mantiene desde hace meses para dar liquidez al valor, se repartió en cuatro transacciones celebradas a través de la sociedad Eléctrica Nuriel SLU en la Bolsa de Madrid a un precio medio de 2,12 euros.