Vuelve a las andadas. El presidente y primer accionista de Audax Renovables ha vuelto a poner en marcha la máquina de venta. En las últimas dos semanas, José Elías Navarro ha colocado en el mercado nada menos que 3,32 millones de acciones de la compañía energética.

Noticias relacionadas

Con estos pasos por caja, Navarro se ha desprendido de un paquete de acciones equivalente al 0,75% del capital social de Audax Renovables. Así consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), donde figuran un total de 13 operaciones a lo largo de la última quincena que oscilan entre las 945.529 y las 1.762 acciones por transacción.

Los precios conseguidos por el presidente en estas operaciones han oscilado entre los 2,25 euros -conseguidos hasta en cinco ocasiones- y los 1,7 euros por título del pasado 29 de junio. En total, ha conseguido embolsarse 7,15 millones de euros, lo que implica un precio medio de 2,15 euros por título para estas operaciones.

Alimentar la liquidez

Este acelerado programa de ventas no es algo insólito en el historial de Navarro. Con un peso del 84,59% en el capital social de Audax Renovables -posición que no ha actualizado ante el supervisor desde el pasado 5 de febrero-, el presidente busca potenciar el capital de libre circulación, o free-float como se suele denominar en jerga financiera, de la compañía.

Se trata de un recurso para, a la par que engordar el bolsillo, potenciar la liquidez de un valor que desde hace solo tres meses forma parte del Ibex Small Cap, el índice que agrupa a las pequeñas cotizadas de referencia del Mercado Continuo español. Su media anual de negociación diaria se sitúa en 1,6 millones de acciones, según datos de Infobolsa, lo que da idea de la magnitud de las operaciones de venta.

Además, estas ventas, por lo abultado de su tamaño, podrían traducirse en la entrada de nuevos accionistas de relevancia en la compañía, pues hasta ahora Navarro figura en solitario en la lista que recoge la CNMV.

Hungría y bonos verdes

Se da la circunstancia de que estas operaciones se han producido también en la antesala de un importante anuncio corporativo por parte de la renovable. Este mismo miércoles, se ha anunciado la compra del 100% de la filial húngara de comercialización eléctrica de la alemana E.On. Una operación cuyo importe no se ha revelado al mercado.

Con este movimiento, según ha explicado la compañía, quiere convertirse en uno de los actores más relevantes en el mercado húngaro de electricidad. En este sentido, espera alcanzar una participación de aproximadamente el 25% en el suministro minorista de electricidad a pymes, grandes clientes industriales y municipales.

Además, Audax Renovables anunció hace solo unos días el lanzamiento de dos programas de deuda verde con el objetivo de conseguir financiación a precios competitivos para financiar sus proyectos de expansión. De una parte, un programa de emisión de bonos por hasta 400 millones de euros en el MARF. De otra, su primer programa internacional ECP (Euro Commercial PaperPrograme) en la Bolsa de Dublín, por importe de 300 millones de euros.