El ritmo no para en la bolsa española. El Ibex 35 encadena cuatro semanas consecutivas al alza, con lo que acumula ganancias del 26,94% en este mes de noviembre al que ya solo le resta una sesión hábil para cerrar. En los 8.190,7 puntos a los que acababa la sesión este viernes, el índice daba un paso más en sus máximos desde marzo.

Noticias relacionadas

A lo largo de los últimos cinco días, que han contado con una sesión sin la referencia de Wall Street por el festivo de Acción de Gracias, el índice español se ha hecho con alzas del 2,67% en la semana. Y este viernes conseguía también avances -del 1,06%- a pesar de que en la apertura apuntaba al retroceso, fundamentalmente debido al sobresalto de la ruptura de conversaciones de fusión entre BBVA y Banco Sabadell.

Los progresivos avances médicos en la lucha contra el coronavirus han vuelto a ser determinantes en esta evolución. Sin olvidar que España es uno de los países más golpeados por la Covid-19, el despliegue de un plan de vacunación mientras se comienza a descontar que, al menos, tres antígenos podrían estar en el mercado en los próximos meses han sido motores de la continuidad de la remontada.

Impulso 'made in USA'

Además, los indicios que apuntan hacia una transición ordenada en la Casa Blanca también han animado el optimismo entre los inversores. Un factor al que, lógicamente, Wall Street ha sido más sensible, de manera que el Dow Jones ha llegado a marcar los 30.000 puntos por primera vez en su historia.

Y es que el republicano Donald Trump parece tirar la toalla en su lucha judicial frente a su rival demócrata, Joe Biden. Así, el vencedor en las disputadas urnas del pasado 3 de noviembre va logrando un camino cada vez más llano hacia su juramento presidencial, previsto para el 20 de enero.

Ruptura

Los protagonistas de este último cierre semanal eran, sin lugar a dudas, BBVA y Banco Sabadell. Cara y cruz del índice español de referencia. El anuncio de la ruptura de sus conversaciones de fusión tenían un efecto muy diverso en las dos entidades. Y eso que los analistas dan por hecho que ambas buscarán nueva pareja de baile.

En el caso de BBVA, la ruptura caía como bálsamo, con subidas del 4,99%. En el mercado se da por hecho que buscará un nuevo destino para el dinero que percibirá de su venta a PNC Financial de su filial en EEUU. Mientras tanto, para el Sabadell las noticias suponían un castigo que le arrebataba un 13,58% de su capitalización, aunque eso suponía mejorar sensiblemente el 18% que llegaban a marcar al arranque de la sesión.

Repsol tiene plan

Otros cuatro valores cerraban la sesión del Black Friday con avances superiores al 2%. Siemens Gamesa (+3,5%), Meliá Hotels (+2,4%), Cie Automotive (+2,1%) y Solaria (+2%) eran los protagonistas de esta hazaña.

Las subidas también llegaban para Repsol a modo de rebote. Un 0,6% ganaban sus acciones al cierre de la sesión posterior a la presentación de su plan estratégico con horizonte en el año 2025. En la semana, la energética suma un 9% para su gráfica.

En el extremo menos amable de la tabla de revalorizaciones, por detrás del banco vallesano caían también IAG (-2,5%), Bankinter (-1,7%) y Merlin Properties (-1,6%). En el acumulado semanal eran Grifols (-3,8%) y Endesa (-3%) las que más perdían.

Mínimos del bono

Por el mercado secundario de bonos, la rentabilidad del español a diez años seguía en zona de mínimos anuales, ya por debajo del 0,06%. Si bien solo por unas centésimas.

La contracción de los tipos no se traducía en caída para la prima de riesgo, pues ante la expectativa del despliegue de más herramientas los 'bunds' alemanes de referencia profundizaban al -0,58%. El diferencial entre ambas referencias se mantenía en los 65 puntos básicos.