El final de los días de BME como cotizada ya tiene fecha. Six Group, que ya controla un 95,42% de la española, ha anunciado que pedirá a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su suspensión de negociación con efectos al cierre del próximo lunes 14 de septiembre.

Noticias relacionadas

Este es el paso previo y definitivo hacia la exclusión de BME, que se consumará una vez que los suizos se hagan con el 100% del capital social de la todavía cotizada. Esto será posible gracias a la venta forzosa de las acciones que aún escapan de su control, las cual se ejecutará el próximo 24 de septiembre, según ha anunciado Six Group este jueves.

Hasta la fecha del pasado 2 de septiembre, solo 3,83 millones de acciones de BME escapaban del control de Six. Por cada una de ellas, tal y como establece la normativa española, asumirá un precio de 32,98 euros, el mismo que el ofrecido finalmente en la opa por la sociedad rectora de las bolsas españolas.

Compras forzosas hasta el sábado

De momento, y hasta el próximo 5 de septiembre, sigue abierto el plazo para que los todavía accionistas minoritarios que lo deseen puedan exigir a Six la compra forzosa de sus títulos. Y es que este sábado acaba el plazo de tres meses desde la finalización del periodo de aceptación de la opa de Six, que es lo que marca la normativa vigente.

No obstante, salvo una necesidad urgente de liquidez, este mecanismo parece poco recomendable, ya que implica la asunción de los gastos de corretaje por parte de los inversores que lo soliciten. No será así en la programada operación de venta forzosa, en la que serán los suizos quienes corran con estos gastos.

Los nuevos dueños de la bolsa española ya daban pistas de este desenlace cuando hace poco más de una semana indicaban que ya habían alcanzado posiciones por el 94,249% del capital de BME. Un porcentaje que alejaba del horizonte la posibilidad de que la española se mantuviese en el parqué, pues Six Group solo tenía intención de ello si escapaba de su control un 5% del capital y este estaba repartido entre inversores que no superasen individualmente un 3%.

A la masiva venta de acciones de BME a la sociedad rectora de la Bolsa de Zúrich también ha contribuido la propia CNMV. En atención a las reglas del mercado, el organismo supervisor se ha encargado de recordar en varias ocasiones que la posibilidad de las compras forzosas estaba sobre la mesa y que, además, era la vía preferente para las órdenes de venta formuladas por los inversores.