La bolsa española negoció en renta variable 19.906 millones de euros en agosto. Un volumen que supone un 29% menos que el mismo mes del año anterior. Y no se trata solo de efecto de la caída de precios de cotización, ya que también supone un 37,3% menos que en julio.

Noticias relacionadas

Los datos aportados este martes por BME, cuya exclusión bursátil ya es cuestión de unas semanas, señalan que el efectivo acumulado en el año hasta agosto fue de 291.022 millones de euros, un 5,7% menos que el año anterior.

Por lo que se refiere al número de negociaciones, en el octavo mes del año se alcanzaron 3,3 millones de operaciones, un 7,5% más que en agosto de 2019, pero un 26,6% menos que en el mes anterior. En el acumulado anual de esta cifra sí que se percibe el efecto de la volatilidad de precios, con un montante de 36,7 millones de cruces, lo que supone un 47,9% más que el año anterior.

En cuanto a la fragmentación del mercado, BME explica que consiguió una cuota del 68,91% sobre la contratación de valores españoles. Aquí se contabilizaron operaciones en el libro ordinario de órdenes transparentes (lit), incluidas las subastas, como la realizada fuera de libros (dark).

En renta fija, el volumen de contratación se quedó en 11.333,5 millones de euros en los mercados operados por BME, es decir, un 58,9% por debajo de lo alcanzado en el mismo periodo del año precedente. Sin embargo, las admisiones a negociación alcanzaron los 17.847,7 millones de euros, por lo que se produjo un un crecimiento del 11,4% frente a agosto de 2019 y del 37,7% en el acumulado del año.

Futuros y ETF

El segmento de derivados, que debido a la incertidumbre sobre la evolución del mercado había tenido sólidas cifras en los últimos meses, volvió a arrojar los datos más amables. Los contratos de futuros sobre el Ibex 35 sumaron un 1,6% más en el acumulado anual, mientras que los de Mini Ibex mejoraron el incremento hasta un 16% interanual, siempre según datos aportados por BME.

En lo que se refiere a la contratación sobre fondos cotizados (ETF), por volúmenes de efectivo se vio una contracción del 5,9% en agosto, mientras que por número de operaciones se produjo una subida del 11,3%. En este capítulo es especialmente destacable que el repunte en el acumulado anual alcanzó el 170%, lo que supone casi triplicar registros del año pasado.