Wall Street lucha por aferrarse a las ganancias en una sesión que no era capaz de marcar un rumbo fijo en la apertura. Las buenas previsiones adelantadas por las compañías que van publicando cuentas trimestrales animan las compras, pero el imparable avance del coronavirus y el enésimo pulso diplomático entre Washington y Pekín ponen muy difícil la continuidad alcista.

Noticias relacionadas

El nuevo capítulo de desencuentros entre EEUU y China lo airea este miércoles The Wall Street Journal, al señalar que Washington ha ordenado el cierre del consulado del Gigante Asiático en Houston. Una solicitud que desde Pekín se ha calificado de "provocación política unilateral", a la que amenaza con responder con "las medidas legítimas y necesarias", según recoge una nota oficial del Ministerio de Exteriores chino.

Este es el escenario en el que el Dow Jones lucha por ganar un 0,3% hasta rebasar los 26.900 puntos. Un 0,3% sube también el S&P 500 para acercarse a los 3.300 puntos. Un 0,5% gana el Nasdaq después de haber empezado la sesión a la baja y se abalanza sobre los 10.700 enteros.

Los inversores neoyorquinos también tienen que digerir que EEUU ha vuelto a batir su propio récord de infectados en un solo día. Después de que Donald Trump anunciase que en los próximos días se acabarán las comparecencias diarias de su gabinete para explicar la evolución de la epidemia, nada menos que 68.000 ciudadanos más han sido detectados como infectados por el Covid-19.

Mientras tanto, los analistas descuentan que el nuevo paquete de estímulos económicos no llegará a tiempo para los miles de estadounidenses que a finales de mes se quedarán sin el subsidio especial al desempleo de 600 dólares semanales. Un factor que podría provocar una severa contracción del consumo y riesgo de pobreza en algunos hogares sin más ingresos.

Microsoft, doblemente en el foco

En lo corporativo, toda la atención se dirige hacia Tesla (+1,6%) y Microsoft (+0,6%), que publican sus cuentas trimestrales al cierre de la sesión neoyorquina de este miércoles. No obstante, la tecnológica no es noticia solo por su balance del primer semestre del año.

Los inversores prestan atención a Microsoft también porque la compañía de aplicaciones para el trabajo Slack Technologies ha presentado una queja ante la Comisión Europea contra la gigante de Redmont por abusar de su dominio del mercado. La rival, cuyas acciones caen más de un 1%, denuncia que "Microsoft ha vinculado ilegalmente su producto Teams a su suite de producción Office dominante en el mercado, forzándolo a instalarlo por millones, bloqueando su eliminación y ocultando el verdadero costo para los clientes empresariales".

También es protagonista el tándem formado por Pfizer y su socio biotecnológico alemán BioNTech, cuyas acciones cotizan como ADR en Wall Street. Ambas suben un 3% después de conocerse que recibirán una inyección de 1.950 millones de dólares de fondos públicos para producir hasta un millón de unidades de su potencial vacuna contra el coronavirus. No obstante, la operación está sujeta a que el prototipo reciba un señalamiento de urgencia de las autoridades sanitarias de EEUU.