Muchos consideran que se ha quedado a medio camino, pero para JP Morgan el acuerdo común de reconstrucción económica es “un punto de inflexión en la Unión Europea”. Tanto que el gigante estadounidense de las finanzas ha vuelto a comprar deuda española y bolsas europeas al calor de este pacto.

Noticias relacionadas

La responsable de estrategia de JP Morgan AM, Lucía Gutiérrez Mellado, ha señalado este martes que, “en las últimas semanas, los gestores de renta fija han comprado duración en España pensando que el acuerdo puede ayudar”. En la misma línea ha comentado en una presentación de perspectivas para este tercer trimestre del año que “desde hace unas semanas comenzamos a comprar renta variable europea”.

En ambos casos, el desencadenante de estas dos apuestas lo sitúa en el momento en el que “se empezó a hablar del acuerdo y se vio que era posible conseguirlo”, ha señalado Gutiérrez Mellado. La estratega ha comentado que el gran vuelco que supone este pacto está en que sus bases “hacen pensar que se van a evitar otras crisis como la de deuda soberana”, que azotó los mercados el año 2012. “En otros momentos se había intentado, pero no se había conseguido. Ahora, por fin, Europa actúa como un bloque”, ha subrayado para defender el cambio de estrategia.

Cautela en las previsiones corporativas

Por lo que se refiere a la renta variable europea, el golpe de timón es significativo, pues JP Morgan AM llevaba dos años recomendando infraponderar las bolsas a esta orilla del Atlántico. Una visión muy diferente a la que tenía la firma gestora para Wall Street, donde “siempre ha habido una opinión positiva en los últimos años”, como ha reconocido la estratega.

Después de señalar que puesto que las cotizadas españolas no son los que más pesan en los índices regionales europeos y, por tanto, “nunca van a suponer una posición gorda”, Gutiérrez Mellado ha señalado que la clave de esta temporada de resultados del primer semestre está en las previsiones a futuro.

En su opinión, el mercado ya ha descontado un muy mal escenario para las cuentas de junio, por lo que no ha descartado que las compañías puedan optar por un perfil cauto en sus proyecciones para luego tener margen para sorprender con sus cuentas del tercer trimestre.

Aquí ha destacado que “al sector tecnológico le queda recorrido todavía” y ha apuntado hacia las débiles previsiones de Netflix como posible ejemplo de la opción por la cautela que espera en el conjunto del mercado. También ha apuntado hacia el sector farmacéutico como uno de los posibles ganadores de los próximos meses.

Recuperación incompleta en 2020

En este sentido, la estratega de JP Morgan AM ha señalado que “estamos en una nueva fase del ciclo económico, que es la recuperación”. Aunque ha comentado que “ha empezado antes de lo esperado”, ha advertido de que no será igual para todas las economías. Un razonamiento que fundamenta en la distinta evolución que la epidemia podría tener en cada lugar, las distintas medidas de estímulo aplicadas y las características de las propias economías como sus sectores más fuertes o su dependencia de la exportación de materias primas.

Las previsiones del grupo estadounidense pasan por una recuperación parcial a finales de 2020 que no se completará hasta bien entrado el año 2021. “Creemos que los gobiernos van a hacer todo lo que esté en su mano para no volver a un confinamiento total”, ha señalado la experta para después apuntar hacia la importancia de vigilar muy de cerca la evolución de China, que ha pasado por la epidemia antes que el resto del mundo.

Bancos centrales y elecciones

Por lo que se refiere a la actuación de los bancos centrales, Gutiérrez Mellado ha puesto el acento en que “aprendieron de la crisis de 2008 y han actuado rápido y pronto para evitar que las consecuencias hubieran sido mucho más fuertes”. Asimismo, ha apuntado al hecho de que, a diferencia de otras ocasiones, las grandes instituciones monetarias “están actuando coordinadamente”.

Estas políticas expansivas tendrán que lidiar en EEUU con el ruido político de las elecciones presidenciales de noviembre. La proximidad de la cita lleva a la gestora estadounidense a considerar que “Donald Trump no se puede permitir aprobar nada en aranceles a corto plazo”. Sin embargo, se ha advertido de que “habrá comentarios al respecto porque es algo que siempre le va a venir bien” al actual presidente estadounidense.

Por lo que se refiere a renta fija, además de la entrada en deuda española y de otras regiones donde hasta ahora no se veía potencial, la gestora ha entrado en renta fija de baja calidad, los denominados ‘high yield’ o ‘bono basura’. Sin embargo, no se trata de los conocidos ‘ángeles caídos’ recién degradados a esta categoría.

Gutiérrez Mellado ha destacado que se trata de posiciones “en general” dentro de la categoría con mucha atención a los fundamentales de cada emisor. “Nos parece que mirando balances hay valores especialmente castigados”, ha defendido la apuesta.