El riesgo de iliquidez en los fondos de inversión se ha convertido en una de las obsesiones de los reguladores durante esta crisis del coronavirus. El miedo a que la evolución de la epidemia desate un pánico inversor que se traduzca en una avalancha de reembolsos imposibles de atender ha ocupado debates y tinta en los últimos meses. Sin embargo, el peligro estaría circunscrito a "menos de un 3%" de los fondos españoles de 'bonos basura'.

Noticias relacionadas

Así lo recoge un estudio de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha visto la luz este miércoles. En el análisis estadístico se recoge que la mayoría de los fondos de inversión domiciliados en España están a salvo de situaciones de elevado estrés en el mercado similares o peores a las vividas el pasado mes de marzo, cuando el Covid-19 irrumpió en Europa.

El estudio, realizado por Javier Ojea, miembro del Departamento de Estudios y Estadísticas de la CNMV, aplica una metodología más avanzada que la que venía aplicando el supervisor europeo ESMA. En ella se combina "información de los estados reservados de los fondos e información sobre la calidad crediticia de sus activos". De tal manera que, según el organismo español, se genera una "base de datos de fondos de inversión única" para el estudio de este riesgo.

El foco, en la renta fija

Los resultados no son otros que un impacto de reembolsos "ligeramente más pequeños" y con "intervalos más estrechos" de los que hasta ahora había sugerido la ESMA.

Tanto es así que las conclusiones del estudio recogen que únicamente "la categoría de fondos de renta fija corporativos de alta rentabilidad es la única en la que se encuentran instituciones en estrés". No obstante, Ojea puntualiza que las instituciones señaladas, "representan menos del 3% de los fondos y menos del 1,5% del patrimonio de los fondos dentro de esta categoría", que según.

Sin revelar los nombres de estos fondos que, sin duda, se convertirán en el foco de la vigilancia del supervisor, el riesgo parece más anecdótico de lo que hasta ahora se descontaba. No obstante, el estudio confirma que "los fondos de renta fija soberana, mixta y corporativa de alta rentabilidad experimentan un mayor reembolso en periodos de estrés".

En este contexto, cabe mencionar que en los últimos meses han sido varias las gestoras que han procedido a implementar mecanismos de control de liquidez, como el 'swing pricing', especialmente en los vehículos de renta fija, que son los más expuestos a estos cuellos de botella. La pionera en seguir estas recomendaciones de la CNMV fue Bestinver, pero desde entonces ya se han sumado varias firmas.

Estrés alto en el mercado

El autor sugiere que "posibles extensiones de este trabajo podrían analizar cómo los reembolsos podrían afectar a las instituciones financieras españolas más allá de la ratio de cobertura de reembolsos". Y puntualiza: "Los efectos en el mercado y los precios de los activos y los consecuentes efectos de segunda ronda".

Por otra parte, la CNMV certifica que en el segundo trimestre del año "el indicador de estrés de los mercados financieros en España prolongó la tendencia alcista iniciada en marzo". Si bien la institución apunta que "finalizó el trimestre con un leve descenso", el nivel de 0,56 al que despidió junio "sigue correspondiendo a un régimen de estrés alto".

Además, el supervisor explica que "los mercados de renta variable españoles han seguido una tendencia similar a la del resto aunque su evolución ha sido menos favorable". De hecho el Ibex 35 aún pierde una cuarta parte de su capitalización desde que empezó el año. La institución atribuye este comportamiento "al mayor peso en el índice español de empresas de algunos sectores que se ven especialmente afectados por la situación actual", en alusión a bancos y turismo.