496. Es el número exacto de fondos de inversión que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vigila de cerca por su elevada exposición a activos ‘high yield’, por el riesgo de liquidez que se puede producir en este tipo de productos en momentos de estrés en el mercado. 

Noticias relacionadas

Así lo ha confirmado el presidente del organismo, Sebastián Albella, durante la presentación del II Observatorio del Ahorro y la Inversión en España, elaborado por Bestinver y el IESE. Durante su intervención, Albella ha mostrado su preocupación ante el incremento de minoristas que están ampliando los niveles de riesgo en su cartera en busca de mayores rentabilidades, saltándose los niveles que serían adecuados para sus perfiles. 

En este sentido, Albella señala directamente a las gestoras de fondos, indicando que esos 496 productos españoles, un 47% más que en 2017, deben incluir en sus folletos la posibilidad de invertir en activos con calificaciones por debajo de BBB. Sin embargo, muchos de ellos no indican el porcentaje máximo que se puede invertir en esta categoría, a pesar de que el supervisor así lo lleva solicitando desde hace tiempo. Del mismo modo, algunos de estos productos tendrían que informar al partícipe cuando superan el 25% de inversiones en este tipo de activos de ‘alto riesgo’, según las advertencias de la CNMV

El supervisor ya se ha puesto manos a la obra y ha solicitado a 200 productos incluir estas advertencias en sus folletos (todavía no lo hacen), aunque solo 100 de ellos superan ese porcentaje del 25% en la práctica, con un patrimonio conjunto de unos 8.000 millones de euros. De esa cifra de patrimonio total, un 25% estaría invertida en esos activos de alto riesgo. “También somos conscientes de que productos domiciliados en Luxemburgo y que se comercializan en España no incluyen este tipo de información, por lo que estamos tratando de identificarlos para requerir que adviertan a los inversores en sus folletos”, explica Albella. 

OJO CON LOS MINORISTAS

El presidente de la CNMV también ha explicado que siguen muy de cerca la evolución de los productos comercializados en ciertos segmentos de banca privada, “donde se están ofreciendo muchos productos alternativos y de capital riesgo a los minoristas”. La CNMV calcula que el importe total de estos activos fue de 328 millones de euros a cierre de septiembre de 2019, una cifra que aún no es preocupante, pero que sigue una tendencia alcista. 

En este sentido, el supervisor de los mercados asegura que ha detectado 19 gestoras de capital riesgo y 27 gestoras de IICs (fondos y sicavs) que venden este tipo de activos de mayor riesgo entre sus clientes minoristas. En total, 50 entidades de las 254 registradas en la CNMV.