La carrera por el control de BME se alarga un poco más. A pesar de que Six Group no ha contado con rival frente a su opa, ha ampliado el plazo de aceptación voluntaria para su oferta hasta el 5 de junio. Son 25 días más de lo previsto inicialmente para paliar los posibles efectos que el confinamiento hubiera podido tener sobre la posibilidad de maniobra de los inversores de la española.

Noticias relacionadas

Los suizos han informado de esta prórroga casi dos horas después del cierre de la sesión bursátil de este jueves a través de la preceptiva comunicación a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una vez obtenido el visto bueno de la institución supervisora. El final del plazo de adhesión a la opa estaba inicialmente previsto para el 11 de mayo, de manera que Six contaba con la posibilidad de anunciar una prórroga se agotaba este viernes.

Con esta ampliación de plazos, el periodo de aceptación comprende ya un total de 67 días, con lo que prácticamente se agota el plazo máximo legal de 70 días para operaciones de este tipo. Desde Six Group han explicado que esta prórroga "se fundamenta en las actuales circunstancias derivadas de la pandemia ocasionada por el Covid-19 y el estado de alarma decretado en España".

Problemas para ir al banco

En este sentido, a pesar de que en el mercado se da por hecho que la opa saldrá adelante con un holgado margen sobre el mínimo exigido del capital -de un 50% más una acción- parece que los suizos quieren asegurarse que los minoritarios de BME han contado con toda las facilidades para poder entregar sus títulos.

El comunicado remitido al supervisor señala precisamente que las medidas de confinamiento "han generado importantes restricciones a la movilidad de los ciudadanos y la actividad de las sucursales bancarias y otras entidades depositarias de títulos negociables". No obstante, los suizos recuerdan que su oferta también puede aceptarse "por vía telefónica o medios electrónicos".

El consejero delegado de Six, Jos Dijsselhof, ha insistido en que, aun "en el camino correcto y convencidos de que culminaremos la operación con éxito, [...] queremos dar a los accionistas de BME el tiempo y medios suficientes conscientes de la situación tan difícil que se atraviesa en España en estos momentos".

Un bróker explica que "no hay que olvidar que BME es uno de los valores clásicos en las carteras 'de toda la vida' y que muchos de sus pequeños inversores tienen una edad que los aleja de cualquier relación con su banco depositario que no sea el de acudir a sus mostradores a ver a su banquero de confianza". Una apreciación que podía constatarse al perfilar el público asistente a sus juntas de accionistas.

20 días más para contraopas

La ausencia de contraofertas, la advertencia de que se reducirá el dividendo y el miedo a quedarse atrapado en una compañía de poca liquidez ha llevado a muchos gestores y analistas a irse decantando por la entrega de sus acciones a los suizos.

Sin embargo, esto no estaría reñido con que una buena parte de los accionistas de BME todavía no hubiera seguido la recomendación del consejo y no hubieran mostrado formalmente su aceptación. Sobre este punto, conviene recordar que más de un 60% del capital de BME está en manos de inversores minoritarios y que Corporación Financiera Alba oficializó ayer mismo el compromiso de acudir a opa con su 12% de la compañía.

Además de las dificultades añadidas por las medidas de confinamiento y el cierre o limitación de horarios de algunas sucursales bancarias varios brókeres señalan que en estas operaciones “lo más habitual es que nada se resuelva hasta el último momento del último día”. Y, aunque nadie prevé ya una contraopa, la posibilidad que ayer mismo se agotaba vuelve a estar sobre la mesa con 20 días de margen.