El tiempo pasa rápido incluso en época de confinamiento. Acaba de cumplirse un mes desde que la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, decepcionó a los mercados. El coronavirus aún no se ha detenido, pero los estímulos económicos desplegados van haciendo su efecto. El Ibex 35 ha recuperado 48.222 millones de euros desde que sufrió la peor sesión de su historia.

Noticias relacionadas

Este montante supone un incremento del 11,6% con respecto al valor conjunto que lograron salvar al cierre de la sesión del pasado 12 de marzo las compañías integrantes del índice rey de la bolsa española. Entonces, al cierre de ese fatídico día, las compañías del Ibex 35 sumaban una capitalización de 402.991,7 millones de euros.

Esta semana, la arrancan con un valor de mercado de 451.213,5 millones de euros, en función de su precio de cierre del pasado jueves y su actual distribución accionarial.

Por encima de los 7.000 puntos

Aunque la pandemia sigue avanzando, y golpeando especialmente en los mercados más desarrollados, los amplios paquetes de estímulos monetarios, económicos y fiscales desplegados por gobiernos, autoridades nacionales e internacionales, tiran al alza del índice. El propio selectivo, que lastrado por un tibio discurso de Lagarde llegó a visitar los 6.347 puntos, comienza la semana de Pascua en los 7.070 enteros.

Sin embargo, esta tendencia no ha sido uniforme para todos los integrantes del Ibex 35. Lo más llamativo es que hay valores en los que el castigo ha ido a más. A contracorriente de la tendencia generalizada de recuperación a sobresaltos. Ocho compañías del índice español han empeorado los mínimos del día en el que Lagarde explicó que el control de las primas de riesgo no entraba dentro de las competencias del BCE. Hubo que esperar una semana más para que sacara la bazuca contra los efectos todavía inciertos del coronavirus sobre la economía de la Eurozona.

Sin pista de despegue

El valor que más altura ha perdido desde aquella sesión del 12 de marzo ha sido IAG. El grupo de aerolíneas hispano-británico solo ha experimentado pequeños alivios para su cotización con las noticias de rescate público de algunas compañeras de sector. En su descenso hacia los 2,81 euros por acción, se ha dejado otros 1.936,2 millones de euros en bolsa a lo largo del último mes.

Otras dos compañías completan el podio de las más penalizadas. Y a doble dígito. La socimi Merlin Properties sufre la volatilización de un 11,7% adicional para su capitalización, unos 519,1 millones de euros, después de haber echado unas primeras cuentas sobre el impacto del Covid-19 en su negocio y haber decidido aplazar su tercer pago de dividendo previsto por el consejo. Bankinter sigue con un roto extra del 10% que se traduce en 519,1 millones de euros desde el 12 de marzo.

Los bancos, que en bloque han recortado sus estimaciones de negocio y beneficio y han aparcado los repartos de dividendo previsto, copan esta parte menos amable de la tabla. Banco Santander (-1.886,2 millones), el Sabadell (-66,4 millones) y CaixaBank (-53,8 millones) dan muestra de ello. BBVA (-26,7 millones) logra aguantar prácticamente en tablas apenas unas milésimas por encima de los 3 euros por acción y Bankia suma 143 millones de euros al haber logrado recuperar, aunque por poco, la cota del euro por título.

Al otro extremo, los valores que más han incrementado porcentualmente su valor en bolsa son Acerinox (+30,9%), Cellnex (+27,3%) y ArcelorMittal (+27,11%). En este sentido, los síntomas de una primera recuperación industrial en China tras haber superado los peores momentos de la epidemia tiran de la cotización de las dos acereras, que juntas aportan 2.497 millones de euros en ganancias al cómputo total del Ibex 35 en este mes.

Las que más suman

Por volumen contante y sonante de efectivo, las tres que más aportan son Inditex (13.058,8 millones), Iberdrola (6.169,6 millones) y Grifols (3.341,6 millones). Del bloque anterior, hay que avanzar hasta la quinta posición de la tabla para toparse con la primera de ellas, Cellnex, que aporta 2.903,1 millones de euros.

Entre la firma de infraestructuras de telecomunicaciones y la farmacéutica catalana, Endesa, que aporta 3.208 millones de euros a esta remontada.