Telefónica se está convirtiendo en un valor defensivo en medio del terremoto bursátil de las últimas semanas. Los analistas consultados por Invertia coinciden en señalar que el aumento de la demanda de sus servicios por el coronavirus y las medidas adoptadas por el Gobierno español transforman a la operadora de telecomunicaciones en un valor refugio para huir de la volatilidad de los mercados.

Noticias relacionadas

Técnicamente, los valores refugio o valores defensivos son aquellos que en los momentos de crisis o incertidumbre tienen una alta probabilidad de mantener sus beneficios e incluso aumentarlos, o al menos no verlos caer de forma clara. Es por ello, valores que buscan los inversores.

Y de ahí su importancia en la crisis bursátil del coronavirus, que ha llevado a los mercados mundiales a una volatilidad nunca vista. En las últimas dos semanas todos los indicadores han experimentado caídas y bruscos movimientos al calor de las medidas que toman los Gobiernos y de los estímulos de los bancos centrales.

Desde el miércoles 19 de febrero el Ibex ha perdido un 37%, alternando los desplomes con crecimientos puntuales. En la jornada del miércoles 18 de marzo el selectivo español llegó a subir hasta los 6.500 puntos a media mañana hasta caer a los 6.177 puntos a media tarde, 400 puntos de diferencia en solo unas horas.

Es así como en medio de estas caídas, el sector telco está sabiendo soportar mejor el temporal que otras industrias. Si analizamos el índice EuroStoxx 600 es el que menos ha caído en la última semana, en total un 7,2% en los últimos siete días.

Competidores de Telefónica

De hecho, el sector telco se está comportando mejor que el de cuidados de la salud (7,8%) el otro sector más demandado por culpa de la pandemia y está muy por encima del sector de viajes y tiempo libre, con una caída del 33% en la última semana. Las telco están además muy por encima de la media de caída del EuroStoxx 600, que ha perdido un 16% en este mismo periodo.

¿Por qué? El sector de las telecomunicaciones es el más favorecido ya que en prácticamente todos los países del mundo se está imponiendo el confinamiento de la población en los hogares, lo que se traduce en un elevado aumento de la demanda de servicios de telecomunicaciones (internet, teléfono) y ocio (aplicaciones y televisión).

Y dentro de este sector Telefónica es una de las empresas que mejor comportamiento está teniendo, con una caída del 1,8%. Su retroceso es mucho más suave que la de sus principales competidoras del mercado europeo: Orange desciende un 2,4%, Vodafone el 8,3%, Deutsche Telecom el 11,5% y Telecom Italia el 14,4%.

En el caso de Telefónica, los analistas consultados por este diario coinciden en señalar el potencial del valor desde sus mínimos históricos que ha alcanzado esta semana.

Entre este potencial de crecimiento destaca precisamente el aumento exponencial del uso de voz y datos durante la pandemia de Covid-19 y aumento de clientes que necesitan trabajar en sus casas por el confinamiento obligado en buena parte del mundo.

Aumento del consumo

Desde el lunes 9 la operadora ha detectado un incremento del tráfico total cursado en la red IP de Movistar de 3Tbps, un 26% por encima del tráfico habitual, equivalente a unas 1.500 horas de películas en HD por segundo. El crecimiento ha sido en todos sus productos: voz (27%) y televisión (8%), lo que demuestra que hay mayuor demanda por los servicios convergentes de la compañía.

En esta línea se incluye también el aumento de las necesidades de telecomunicaciones del segmento de empresas debido al teletrabajo (ciberseguridad, IoT y Big Data, y cloud), donde Telefónica tiene el 55% de las líneas.

Del mismo modo, los analistas consultados indican que las medidas del Gobierno español tomadas el martes favorecen en buena medida a Telefónica, como principal operador que es de un sector esencial y una de las más relevantes infraestructuras críticas del país.

Para evitar que empresas españolas de sectores estratégicos como Telefónica, Santander, Bankia o Iberdrola acaben en manos de compañías extranjeras, el Gobierno de Pedro Sánchez limitó la norma sobre inversiones exteriores para impedir que empresas de países de fuera de la Unión Europea puedan hacerse con el control de entidades españolas en sectores estratégicos.

Una medida que evita el desembarco de fondos oportunistas, uno de los princiaples focos de incertidumbre de la compañía y que ha sido uno de los principales lastres del precio de Telefónica en bolsa. A esto se suma la prohibición de las operaciones en corto en un mes por parte de la CNMV, otra situación que venía perjudicando el precio de la operadora y de todos los grandes del Ibex.

Crecimiento en el Ibex

Además, las nuevas medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno incluyen la prohibición a los usuarios para cambiar de operador mediante procedimientos de portabilidad mientras dure la crisis. Esta medida favorecerá a Telefónica en España, mercado en un mercado en el que tiene el 40% de cuota en banda ancha y el 30% en móvil.

¿Resultado? El martes, en la primera sesión después del anuncio de estas medidas, el Ibex subió un 6% con Telefónica creciendo un 18%, solo por debajo de Mapfre (+20%) y por encima de Bankia (+15%), Siemens (15%), Cellnex (+12%) e Iberdrola (+10%).

Del mismo modo, en la jornada del miércoles el Ibex cayó un 3% con Telefónica ganando un 0,2%, Una jornada en la que todos los grandes valores volvieron a perder parte de las ganancias del día anterior. IAG perdió un 10,1%, Repsol  el 9,3%, Santander  el 6,2%) e Iberdrola  el 3,8%.