El Gobierno da un paso al frente para evitar que las cotizadas españolas de sectores críticos acaben en manos de inversores extranjeros a precio de ganga. El real decreto de medidas económicas para hacer frente a la crisis del coronavirus incluye esta iniciativa como parte de un paquete mucho más amplio que contempla la movilización de hasta 200.000 millones de euros.

Noticias relacionadas

El presidente Pedro Sánchez ha avanzado la medida al término del Consejo de Ministros celebrado este martes telemáticamente. El líder del Ejecutivo ha explicado que esta "reforma de la normativa sobre inversiones exteriores" busca prevenir opas hostiles en sectores estratégicos para la economía y las infraestructuras españolas.

Asimismo, ha reconocido que esta medida llega como respuesta a las “fuertes caídas en la cotización” de muchas compañías de este grupo y el fuerte incremento de la volatilidad de los mercados. Varias compañías sistémicas que en los últimos días han caído a mínimos históricos o de las tres últimas décadas incluyen a bancos, constructoras y operadoras de telefonía.

Sánchez ha terminado reconociendo en su comparecencia que el objetivo de este refuerzo para las cotizadas españolas no es otro que “evitar que instituciones extranjeras de fuera de la UE se hagan con el control”  de estas sociedades, ha subrayado.

Aunque ningún inversor institucional extranjero ha desembarcado por ahora con fuerza en ninguna cotizada española -o al menos no lo ha notificado al supervisor- sí que el descalabro de cotizaciones ha provocado ya la llegada de otros fondos oportunistas.

El acecho de los bajistas

La semana pasada, Invertia ya adelantó la preocupación de las grandes empresas españolas que cotizan en el Ibex por la irrupción de 'hedge funds' en sus accionariados al son del desplome bursátil de las últimas semanas. Estos fondos se están aprovechando del pánico de los mercados por el potencial impacto económico del coronavirus, que ha provocado una situación de emeregencia mundial.

Estos fondos especulativos se caracterizan por constituir posiciones cortas mediante la recepción de acciones en préstamo que luego apuestan a que bajen su valor para así poder obtener una rápida y elevada rentabilidad a corto plazo. De hecho, en los mercados se da por hecho que la irrupción de estos fondos ha sido uno de factores clave del hundimiento de las bolsas en las últimas sesiones.

Por su parte, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) anunciaba ayer por la noche sus propias medidas de contención para el acecho de este tipo de inversores bajistas. En concreto, el organismo supervisor ha decidido prohibir por un mes el establecimiento o renovación de posiciones cortas sobre la totalidad de los valores negociados en los mercados españoles, tanto en el Mercado Continuo como en corros electrónicos y el MAB.