De la pasividad a la alarma. Sin paradas intermedias. Así han reaccionado las bolsas europeas a la llegada del coronavirus a Europa. Los primeros contagios y fallecimientos por la enfermedad han provocado una estampida de inversores que se lanza a la búsqueda de valores refugio. Y en la bolsa española, aunque pocos, algunos encuentran los analistas.

Noticias relacionadas

La subdirectora de análisis de Norbolsa, Sara Herrando, explica a INVERTIA que los últimos episodios son consecuencia de “un miedo irracional y una desinversión indiscriminada” que no encuentra justificados en ningún punto. En este sentido, sí que explica que la alerta sanitaria ha coincidido con un momento en el que “muchos inversores estaban esperando la oportunidad para realizar ganancias”. Y es que un buen puñado de valores se encontraban en zona de máximos plurianuales.

A pesar de este escenario, que amenaza con no perdonar nada en la bolsa española, Herrando considera que las ‘utilities’ volverán a reivindicarse como sector defensivo por antonomasia. Más aún si se descuenta que los bancos centrales volverán a desplegar medidas para frenar una posible escalada de los tipos de interés. De entre ellas, Iberdrola se erige en su favorita para aguantar el embate bajista. No obstante, tampoco se olvida de las farmacéuticas y aconseja “estar pendientes” de los resultados que en las próximas sesiones tienen previsto publicar un buen grupo de ‘smallcaps’.

Por su parte, el director de análisis de MG Valores, Nicolás López, recomienda olvidarse por ahora de valores muy vinculados al sector turístico y las materias primas, que son los que más riesgos tienen de continuar a la baja. En su lugar, considera que las que mejor pueden aguantar lo que el coronavirus tenga que deparar aún a las bolsas europeas son valores energéticos como Endesa, Enagás y Red Eléctrica. En todos los casos, su perfil defensivo y su sostenida retribución al accionista funcionan como salvavidas ante posibles marejadas a la vista.

El experto considera que también los bancos pueden aguantar con más entereza que otros sectores. En este sentido, aunque tengan muy difícil librarse del castigo si se comienza a descontar una economía muy castigada en este primer trimestre del año, la escasez de margen del Banco Central Europeo (BCE) para adoptar medidas que puedan penalizar su negocio -a diferencia de lo que ocurre en EEUU- podría hacerles el mal trago algo menos amargo.

El salvavidas del dividendo

La opción de Juan Carlos Castillo, director de análisis de Capital Bolsa, pasa por “esperar un poco y no comprar nada”, una estrategia por la que se decantan varios analistas a la espera de tener más datos sobre la evolución del virus de Wuhan fuera de China. Como refugio, insiste en la idea de que las compañías de energía con altos dividendos “van a ser las que menos pierdan”.

No obstante todas estas prebendas, Castillo sí que considera interesante vigilar la evolución de algunos valores en los que, llegado el caso, sí que sería interesante tomar o incrementar posiciones. En Repsol, la llamada a las compras está en los 10,5 euros por acción, mientras que en CaixaBank y Banco Santander estas cotas las sitúa en los 2,3 y 3,4 euros por título, respectivamente.

Con la advertencia de que “no hay que correr detrás de los precios”, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4 Banco, apunta hacia los valores conocidos como ‘bond proxy’ para capear los bandazos del coronavirus. La estampida desatada, una vez más, hacia la renta fija promete continuidad para los bajos rendimientos de los bonos, lo que en su opinión seguirá beneficiando a valores como Cellnex e Iberdrola a pesar de la revalorización que acumulan en los últimos meses.

El peso del petróleo

Aguirre también apunta hacia Repsol como una posible opción para buscar refugio y subirse al rebote con más fuerza que en otros valores cuando vuelva la calma. La experta destaca que la actual cotización de la petrolera “está descontando un escenario muy negativo para la economía mundial”, al punto que ofrece una rentabilidad por dividendo del 9%.

La experta considera que incluso si se produjera un descenso del Ibex 35 hasta la cota de los 9.350 puntos, la zona en la que los analistas técnicos ven el siguiente soporte sólido para el índice, “un descenso de 6% no es mucho con lo que había subido”. Igual que Warren Buffett aconseja no mover cartera con cada nuevo titular que aparezca sobre el coronavirus en los próximos días, la analista de Renta 4 recuerda que “en un mes no se hace un año” y que conviene armarse de paciencia para no vender en el peor momento.