Al entrar en el Hard Rock Hotel de Madrid, lo primero que se encuentra el visitante es un mural de Alaska y los Pegamoides. Sin duda, uno de los iconos musicales de lo que vino a llamarse como ‘la movida madrileña’. Una carta de presentación para un establecimiento que acaba de abrir sus puertas en la Ronda de Atocha, número 17, justo enfrente del Museo y Centro de Arte Reina Sofía.

Noticias relacionadas

Han sido cinco años de obras en los que el desembolso económico ha superado los 20 millones de euros. Lo curioso de la historia de este hotel es que el propietario del edificio, el fondo ASG, liderado por Luis Miguel Martín, no lo considera estratégico y le ha puesto el cartel de ‘se vende’. La consultora JLL es la encargada de comercializarlo.

“La puesta en venta no condiciona para nada el día a día del hotel”, afirma Raúl Palomo, director general de Hard Rock Hotel Madrid. Y añade: “El hotel es música, aventura, entretenimiento y diversión sin límites. Además, todos nuestros empleados son rock stars”.

Arte y espectáculos

Hard Rock Hotel Madrid es el primero de la enseña en España que se encuadra en la categoría de urbano. Y que se trata de un establecimiento de la cadena norteamericana da buena fe la espectacular guitarra colgante esculpida en forma arquitectónica que cuelga sobre los sofás del vestíbulo.

Esta obra de arte, por la tarde, se ilumina con diferentes tonalidades, dependiendo de la música que en ese momento esté sonando. Porque, música, hay siempre: nacional e internacional. Incluso la habrá en directo.

Vestíbulo del Hard Rock Hotel de Madrid.

En el hotel, tienen cabida todo tipo de música, y espectáculos. No sólo rock. Por ejemplo, mientras sus visitantes estén tomando algo en la barra del bar de la entrada, podrá darse el caso que una bailaora flamenca esté amenizando el momento.

En esa primera planta, las personas podrán ver desde una menina adornada con letras de Rosalía, una guitarra de Paul Stanley (del grupo Kiss), una cazadora de Miguel Ríos, un pañuelo de Jimi Hendrix, o una guitarra de Pau Donés.

Estos recuerdos abarcan desde iconos internacionales a otros más nacionales. Así, hay unos vaqueros usados por Elvis Presley, unas botas de plataforma utilizadas por David Bowie, y una guitarra de Antonio Vega. En total, más de 70 piezas repartidas por todo el hotel.

“Nuestros huéspedes podrán descubrir el arte, la música, la historia, así como la gran variedad gastronómica y cultural de la capital. Todo ello, unido a la hospitalidad de Hard Rock, inspirada en el entretenimiento", afirma Dale Hipsh, vicepresidente de Hotels Hard Rock International.

Entorno cultural

Hard Rock Hotel Madrid tiene una ubicación cultural excepcional. Además del Museo y Centro de Arte Reina Sofía, y de los otros dos clásicos del Triángulo del Arte (Prado y Thyssen-Bornemisza), a poca distancia tiene La Casa Encendida o el Circo Price. Sin olvidar los barrios de Lavapiés y Embajadores.

“El hotel se dirige tanto a los que viajan por trabajo como a aquellas otras personas que lo hacen por ocio”, indica Raúl Palomo. Dispone de 161 habitaciones y suites de estilo contemporáneo, minimalistas y elegantes. El precio es a partir de 180 euros, aunque hay descuentos. También tiene más de 2.000 metros cuadrados de espacio, incluyendo el jardín y la azotea, para diferentes tipos de eventos.

Terraza en el tejado del Hard Rock Hotel. Foto: Invertia

El restaurante insignia de la marca, el Sessions, cuenta con un salón interior, así como una terraza abierta con vistas al jardín. En él se puede experimentar la gastronomía clásica española reinventada con toques vanguardistas. Una mezcla entre mediterránea y asiática bajo la batuta del chef Juan Hely Pérez Moreno.

Por otro lado, RT60 es un bar en la azotea en el que se podrán degustar diferentes conservas gourmet, jamón y queso cortados al momento y cócteles, mientras se disfruta de unas vistas 360 grados de la ciudad al ritmo de diferentes DJ´s en directo.

El lobby bar, llamado GMT +1, ofrece bebidas y comida ligera durante todo el día. El espacio más privado de todos será el Green Room, una mesa de estilo chef que se reserva para grupos y que está aislada del resto de zonas. Su menú será exclusivo para un máximo de 6 comensales. La inauguración está prevista para el próximo mes de septiembre, y el precio medio será de 120 euros.

Junto a todo esto, los clientes podrán disfrutar en la habitación de The Sound of Your Stay, que posibilita disfrutar de listas de reproducción seleccionadas; escuchar una selección personalizada de vinilos; o tocar una guitarra eléctrica Fender con auriculares y un amplificador.

Por último, el hotel también cuenta con una piscina al aire libre para clientes (en la que se puede escuchar música dentro del agua), un centro de fitness Body Rock, y su Rock Om. Esto último es una clase que fusiona la antigua práctica del yoga con el ritmo de una banda sonora seleccionada por un DJ... y todo desde la habitación del hotel.