La compra de Air Europa por parte de Iberia parece que continúa su curso. Con el fin de obtener el visto bueno de Bruselas en el segundo semestre de este año, Iberia ha apostado por la vía más rápida ofreciendo un nuevo acuerdo de cesión de rutas con World2Fly para una vez cerrada la compra mantener la independencia de las dos aerolíneas, al menos en el corto plazo. 

Noticias relacionadas

“Lo que vemos es que sería importante mantener una cierta independencia entre las distintas marcas”, ha señalado el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, durante una presentación en Fitur, donde ha insistido en el carácter “estratégico” de la operación.

También ha recordado que “seguimos siendo competidores por ahora y no tenemos capacidad de influencia en las decisiones de Air Europa” en relación a posibles recortes de empleo. “Estamos tomando decisiones en Iberia. En el futuro ya veremos”, ha añadido.

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. Quique Falcón.

En cuanto a plazos y voluntades, “existe un muy buen nivel de entendimiento de la operación con todos los ministerios y organismos que están involucrados en la operación”, ha señalado el presidente de Iberia

Con respecto a Bruselas siguen en pleno diálogo constante. “Estamos apostando por la vía rápida con medidas para mitigar los elementos de discusión. Esperamos que la operación se pueda cerrar en el segundo semestre de este año”, añade. 

Dentro de esta vía rápida está el acuerdo con la aerolínea World2Fly, del grupo Iberostar, para cederle activos en el negocio de los vuelos de larga distancia, especialmente en Latinoamérica. Con ello Iberia eliminaría problemas de solapamiento de rutas y evitaría las críticas de "monopolio" vertidas por Plus Ultra. No obstante, no hay una concreción de rutas, afirman desde Iberia. 

“Lo que hacemos es anticiparnos a cualquier problema de competencia. Eso es lo que se hizo con Volotea. Esto debería tender a facilitar la operación, pero no es un elemento que dé seguridad”, ha indicado. 

Plan a cuatro años

Iberia ha presentado en el marco de Fitur ‘Next Chapter’, un plan para los próximos cuatro años que la compañía está desarrollando sobre cuatro pilares y con una doble visión: a corto plazo -pues lo más urgente es superar la actual crisis- y a largo plazo, para volver a situarse entre las aerolíneas de referencia mundial.

Las cuatro prioridades de Next Chapter son: seguir siendo la aerolínea de confianza de los clientes, compromiso con el desarrollo del hub y la conectividad en España, asegurar la sostenibilidad futura de la compañía en su concepto más amplio, y convertir a sus empleados en embajadores de marca.

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. Quique Falcón.

En cuanto a la sostenibilidad ambiental, la pandemia ha acelerado la retirada de los Airbus A340/600, al tiempo que se iban incorporando nuevos Airbus A350. Con todo, Iberia opera ahora una de las flotas de largo radio más nuevas del mundo; en los últimos 10 años ha reducido la intensidad de las emisiones por pasajero un 15% y el objetivo es reducir este índice otro 10% en 2025.

Temporada de verano

Para la temporada de verano, Iberia ha previsto un programa de vuelos con 114 destinos, tres de ellos inéditos: Maldivas, Liubliana y Azores. Precisamente, Iberia ha anunciado hoy que incrementará una frecuencia -total tres- con Maldivas, dada la buena aceptación que está teniendo la ruta.

A más largo plazo, Iberia apuesta por reforzar el hub de Madrid y la conectividad en España convirtiéndose en un operador más fuerte, desarrollando el negocio de carga y la intermodalidad con la llegada del AVE a la T4, lo que le permitiría capturar, de entrada, 500.000 pasajeros al año.

El objetivo de la compañía es reposicionar el aeropuerto de Madrid frente a otros hubs europeos, como paso imprescindible para incrementar las conexiones con Asia y transformar el turismo en España en un modelo de más calidad que, en definitiva, genere más empleo y riqueza.