Desde el mes de febrero, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, no ha dejado de anunciar que los viajes del Imserso se pondrían en marcha este año. Primero en septiembre, ahora en octubre. Han pasado cuatro meses y la situación es de incertidumbre. Este programa es la gran esperanza para la industria turística, pero en el sector existen muchas dudas de que se esté en plazo para ejecutar dicho programa en las fechas propuestas, según ha podido saber Invertia. 

Noticias relacionadas

“No sabemos nada oficialmente, parece que hay intención pero no han movido nada”, apunta Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), quien cree que “debe de estar apunto, pero todavía no ha salido y vamos muy justos de tiempo”. 

Y es que no vale solo con anunciar los viajes. Detrás de este programa hay toda una maquinaria que es preciso arrancar cuanto antes. Se necesitan, como mínimo, entre cinco y seis meses para poder gestionar todo el proceso, según calculan desde el sector. 

Dos mayores en un viaje del Imserso.

Es decir, se tiene que publicar los pliegos del nuevo concurso, aprobarse en el Consejo de Ministros y posteriormente ser publicados en el BOE, convocar el concurso público, proceder a la adjudicación del contrato -dividido en tres lotes- y dejar un plazo de un mes y medio para reclamaciones. 

Y aquí es preciso recordar que en la última adjudicación, los viajes se retrasaron varios meses por la impugnación de los pliegos. Polémicas aparte, a todo el proceso burocrático hay que añadir que las empresas ganadoras del concurso necesitarán cerca de dos meses para diseñar el sistema de ventas, entre otras cuestiones. 

La elaboración de unos nuevos pliegos supondrá la convocatoria de un nuevo concurso público, pese a que los adjudicatarios del anterior contrato, las UTE Mundiplan (Iberia, IAG7 Viajes y Alsa) y Turismo Social (antigua Mundosenior, formada por Globalia y Barceló), se quedaron sin poder concluir la temporada 2019-2020. 

Además de estas, Logitravel ya ha anunciado que se presentará al nuevo concurso cuando se convoque con la creación de la empresa La Agencia de Promoción del Turismo Senior. Esta misma empresa asegura a Invertia que aún no saben nada y están a la espera de que se publiquen los pliegos

La visión del Gobierno

A pesar de los plazos y de que el Imserso depende del Ministerio de Derechos Sociales, en el Ministerio de Turismo “creemos que estamos en plazo”, aseguran a Invertia. “La ministra Maroto está determinada a cumplir su palabra y tener la comercialización lista en septiembre para que los mayores puedan disfrutar del programa en octubre, como es habitual, una vez pasado el puente del Pilar”, reiteran fuentes del Ministerio a Invertia. 

Reyes Maroto, ministra de Turismo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. ADP

Durante la presentación de Fitur 2021 el pasado jueves, la ministra insistió en que trabajan en añadir dos elementos nuevos a los pliegos: garantizar la seguridad sanitaria en los viajes y la actualización de los precios. Esta última es una reivindicación que los hoteleros llevan años realizando. 

En definitiva, la duda sobre los plazos se resolverá en los próximos días o semanas. Aunque cuanto más se tarde en publicar el concurso, más difícil será cumplir los plazos. Y el sector turístico no está para seguir en stand by. 

Éxito del programa

Hay mucho en juego. Para muestra un botón: en la temporada 2019-2020 el programa estuvo dotado con 900.000 plazas y el Termal oferta 208.000 vacantes. En este participaron unos 320 hoteles y la mayoría de las agencias de viajes españolas del país; además, se crearon 12.000 empleos ya que permite que muchos hoteles no echen el cierre en plena temporada baja. 

Este servicio lleva 35 años en funcionamiento y cada temporada amplía plazas. En el año 1985, el Instituto Nacional de Servicios Sociales, organismo entonces dependiente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, inició, con carácter experimental, un Programa de Vacaciones financiado parcialmente y destinado a los mayores de 65 años. 

Desde entonces ha sido todo un éxito económico. El Estado se beneficia de forma indirecta de estos viajes -que subvenciona parcialmente-. Se calcula que por cada euro que el Gobierno invierte en los viajes del Imserso recibe 1,56 euros

Ese beneficio lo consigue gracias a que los viajes del Imserso favorecen la creación y mantenimiento del empleo en el sector turístico. Sin estos viajes, muchos trabajadores de estos establecimientos acabarían en el paro. Por lo que tendrían que cobrar una pensión de desempleo a cargo del Estado. Así, el Gobierno sigue recaudando el IVA, Impuesto de Sociedades e IRPF y se ahorra el pago del desempleo. 

Alternativas

A la espera de la publicación de los pliegos, el sector se ha adelantado al propio Gobierno y ya ha lanzado ofertas para que los jubilados puedan disfrutar de las vacaciones más allá del programa del Imserso. Hay que tener en cuenta que la población mayor la que antes estará vacunada al 100%. 

Así, Ávoris Corporación Empresarial (grupo nacido de la fusión entre Grupo Barceló y Globalia) puso a la venta a partir del 10 de mayo el programa de turismo sénior a través de Mundosenior. En concreto, la oferta comprende los meses de mayo a septiembre, aunque parece que tienen vistas a ampliarla más.

La agencia Azul Marino también se adelanta al Imserso con 5.000 plazas para que los mayores de 60 puedan viajar a partir de junio. Están previstas más de 170 salidas a 50 destinos de 25 países: desde Benidorm o Lanzarote hasta Japón o Nueva York. En un principio se dio preferencia a los clientes de Kutxabank. Pero la venta para no clientes se abrió el pasado 5 de mayo.

Algo más barato de precio son los viajes que la Asociación Cultural de Mayores de Fuenlabrada (Acumafu). Se trata de una oferta de 10.000 plazas destinada a mayores. Las dos primeras convocatorias están previstas para viajar de Madrid a Benidorm y Torremolinos por 150 y 200 euros, respectivamente. El único requisito es estar vacunada/o para viajar.