En febrero, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, anunció que en septiembre se podrían poner en marcha los viajes del Imserso. Premisa que no ha dejado de repetir, aunque esta semana ha cambiado el mes de inicio a octubre. Este programa es la gran esperanza para el sector turístico, pero poco a poco se diluye porque existen muchas dudas. La principal es si dará tiempo a ponerlos en marcha.  

Noticias relacionadas

Y parece ser que no porque se necesitan, como mínimo, seis meses para poder gestionar todo el proceso, según explica Antonio Mayor, presidente de la asociación empresarial hotelera y turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec). 

Es decir, se tiene que publicar los pliegos del nuevo concurso, aprobarse en el Consejo de Ministros y posteriormente en el BOE, convocar el concurso público, proceder a la adjudicación del contrato -dividido en tres lotes- y dejar un plazo de un mes y medio para reclamaciones. Y aquí es preciso recordar que en la última adjudicación, los viajes se retrasaron varios meses por la impugnación de los pliegos. 

Polémicas aparte, a todo el proceso burocrático hay que añadir que las empresas ganadoras del concurso necesitarán cerca de dos meses para diseñar el sistema de ventas, entre otras cuestiones. 

El municipio alicantino de Benidorm es unos de los más demandados en el Imserso.

De ahí que se explique que la ministra haya cambiado de septiembre a octubre el mes de reinicio de los viajes para mayores. El problema es que si se sigue sin publicar los pliegos para que arranque el proceso, “se puede perder el otoño para este programa”, vaticinan desde Hosbec. Y a estas alturas del año nadie en el sector turístico sabe qué ocurrirá. 

Reuniones 

Cierto es que en los últimos meses Maroto se ha reunido con patronales y empresas del sector en varias ocasiones para confeccionar los pliegos del nuevo concurso, atender demandas e incluso modernizar el exitoso programa social. “Hay voluntad política, pero preocupan los plazos”, reconoce Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

No son los únicos que opinan así. “Creemos que el Imserso no se reactivará en septiembre, hay que convocar nuevo concurso, sentarse a actualizar y cambiar la normativa. En septiembre siempre empieza la venta, pero tal y como están las condiciones no será efectivo para este 2021”, afirma a Invertia Martí Sarrate, presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (Acave).

No obstante, tal y como recuerdan a Invertia desde el Ministerio de Turismo, “aunque la ministra se ha pronunciado en varias ocasiones sobre este tema, el Imserso es competencia del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030”. Este Ministerio, de momento, guarda silencio, ante el asombro del sector que califica su gestión de “ineficaz”. 

Cabe recordar que la elaboración de unos nuevos pliegos supondrá la convocatoria de un nuevo concurso público, pese a que los adjudicatarios del anterior contrato, las UTE Mundiplan (Iberia, IAG7 Viajes y Alsa) y Turismo Social (antigua Mundosenior, formada por Globalia y Barceló), se quedaron sin poder concluir la temporada 2019-2020.

Tampoco pudieron poner en marcha la temporada 2020-2021 cancelada oficialmente en el mes de septiembre, tal y como avanzó Invertia. Por dicha suspensión tienen que ser compensadas.

Además de estas, Logitravel ya ha anunciado que se presentará al nuevo concurso cuando se convoque. “Seguimos pendientes de que se publiquen los pliegos. No sabemos cuándo va a salir el concurso”, señalan desde el turoperador, que recientemente creó la empresa Promoción del Turismo Senior para optar al programa social.

Gran esperanza

De esta forma, las esperanzas que el Gobierno ha dado al sector se diluyen, al menos de cara a septiembre y octubre. No obstante, esperan que en algún momento, aunque sea en 2022, se reactive este programa que, además, podría añadir muchas de las demandas del sector. Demandas que en estos meses le han hecho llegar a la ministra Maroto. 

Desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), por ejemplo, piden que se pongan en comercialización 1,5 millones de plazas del Imserso (600.000 más que un año antes). Para este impulso, el Gobierno necesitaría una inversión de 105 millones de euros que significarán un ingreso inmediato de 160 millones de euros para las arcas públicas. 

Se trata de un plan más ambicioso que el anterior. Solo para la temporada 2019-2020 el programa estuvo dotado con 900.000 plazas y el Termal oferta 208.000 vacantes. En este participan unos 320 hoteles y la mayoría de las agencias de viajes españolas del país; además, se crean 12.000 empleos ya que permite que muchos hoteles no echen el cierre en plena temporada baja. 

Por su parte, las agencias de viajes tienen la palabra del Gobierno de que los nuevos pliegos otorgarán más protagonismo a estas empresas en cuanto a la planificación y la coordinación. 

Además, recuerdan la importancia de este programa para reactivar el sector turístico y más teniendo en cuenta que en otoño, el 100% de la población mayor de 65 años estará vacunada y dispuesta a viajar. 

El éxito del programa

Este servicio lleva 35 años en funcionamiento y cada temporada amplía plazas. En el año 1985, el Instituto Nacional de Servicios Sociales, organismo entonces dependiente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, inició, con carácter experimental, un Programa de Vacaciones financiado parcialmente y destinado a los mayores de 65 años. 

Desde entonces ha sido todo un éxito económico. El Estado se beneficia de forma indirecta de estos viajes -que subvenciona parcialmente-. Se calcula que por cada euro que el Gobierno invierte en los viajes del Imserso recibe 1,56 euros

Ese beneficio lo consigue gracias a que los viajes del Imserso favorecen la creación y mantenimiento del empleo en el sector turístico. Sin estos viajes, muchos trabajadores de estos establecimientos acabarían en el paro. Por lo que tendrían que cobrar una pensión de desempleo a cargo del Estado. Así, el Gobierno sigue recaudando el IVA, Impuesto de Sociedades e IRPF y se ahorra el pago del desempleo.