Iberia suelta lastre. Como parte del proceso de aprobación del acuerdo de compra de Air Europa, Iberia ha propuesto a Volotea como “Solución de Arreglo Previo” (Fix it first, como se conoce este tipo de solución), un competidor que abriría y expandiría bases en el mercado español con el fin de operar las rutas que la Comisión Europea pudiera considerar problemáticas, ha confirmado la aerolínea en un comunicado. 

Noticias relacionadas

Iberia ha enviado a la Comisión Europea el acuerdo firmado con Volotea. “Iberia facilitará algunos activos, incluyendo slots, para permitir la creación o expansión de las bases relevantes por parte de Volotea, aerolínea que entraría en el mercado para quedarse”, explica. 

La Comisión Europea tendrá que aprobar la idoneidad de Volotea como candidato. Este modelo Fix-it-First ha sido usado y aceptado por la Comisión Europea en el pasado en otras operaciones de concentración en distintos sectores.

En noviembre de 2019 Iberia firmó un acuerdo con Globalia para la compra de Air Europa por 1.000 millones, que tiene que ser aprobada por la Comisión Europa. Iberia espera tener todas las aprobaciones necesarias en la segunda mitad de este año.

Un tercio de tráfico

Con la compra de Air Europa, IAG se haría con el 36,8% del tráfico nacional a través de Vueling, Iberia, Iberia Express y Air Nostrum, y sumaría un total de 101 millones de pasajeros. De estos, casi 20 millones corresponden a la todavía compañía de Globalia (contando pasajeros con salida y llegada dentro de la red de Aena).

A este tráfico falta añadir el generado por el resto del holding: Aer Lingus y British Airways, que transportaron cerca de cinco millones de pasajeros en 2019. En total, más de 105 millones de pasajeros. O lo que es lo mismo: el doble que la aerolínea líder del mercado, Ryanair, que cerró el año con 50 millones. 

Precisamente por suponer el control de más de un tercio del tráfico nacional, estos datos serán analizados por la Comisión Europea teniendo en cuenta el Reglamento (CE) nº 139/2004 del Consejo, de 20 de enero de 2004, sobre el control de las concentraciones entre empresas.

En la mayoría de las fusiones o compras de este nivel, la Comisión Europea evalúa el efecto que tendría en cada ruta en la que se producirían solapamientos, entre otras cuestiones. Iberia y Air Europa se solapan actualmente en 50 rutas nacionales e internacionales. Además, la compra permitiría a IAG controlar el 72% de las rutas nacionales y acaparar gran poder en el hub de Madrid.