El holding IAG ganó el pasado año 1.715 millones de euros, lo que supone una caída del 39,6% respecto a 2018; mientras que de cara al próximo año reconoce el impacto negativo del coronavirus por la caída de la demanda y capacidad, especialmente en sus vuelos con destino a China e Italia, según ha informado la compañía en un comunicado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Noticias relacionadas

Las perspectivas de beneficios se han visto negativamente afectadas por una demanda "más débil" debido al impacto del coronavirus. Actualmente, “estamos experimentando debilidad en la demanda en las rutas asiáticas y europeas, así como también en los viajes de negocio a lo largo de nuestra red como resultado de la cancelación de eventos y restricciones en los viajes corporativos”, reconocen desde la compañía. En Asia, los vuelos a China continental han sido suspendidos.

El 29 de enero British Airways suspendió su vuelo diario a Beijing y Shanghái y el 31 de enero Iberia suspendió sus tres servicios semanales a Shanghái. Asimismo, se redujeron algunos servicios a otras rutas asiáticas. A partir del 13 de febrero, British Airways disminuyó de dos a un vuelo diario sus servicios a Hong Kong. A partir del 13 de marzo, la compañía reducirá su servicio diario a Seúl a 3 o 4 veces a la semana.

Por otro lado, IAG también afirma que “la capacidad en las rutas italianas se ha reducido significativamente para el mes de marzo a través de una combinación de cancelaciones y cambios en el calibre de los aviones, a las que se sumarán reducciones de capacidad adicionales en los próximos días”. También esperan llevar a cabo algunas reducciones de capacidad a lo largo de nuestra red de corto radio. En este momento, la capacidad de corto radio no está siendo reubicada.

Así, el impacto neto de las cancelaciones actuales y la reubicación de capacidad disminuye en aproximadamente un 1% la capacidad planeada para 2020, en términos de asientos-kilómetro ofertado, situando el crecimiento en un 2% para el conjunto del año. Nuestras compañías operadoras continuarán tomando medidas atenuantes con el fin de alinear la oferta y la demanda de acuerdo a la evolución de la situación. Se están implementando iniciativas de costes e ingresos en todo el negocio.

“IAG es resiliente, cuenta con un balance sólido y una posición de caja significativa para afrontar la debilidad actual”, explican. No obstante, “dada la continua incertidumbre en relación al potencial impacto y la duración del coronavirus, en este momento no es posible proporcionar una indicación precisa sobre las perspectivas de beneficio para el año 2020”.

Datos de 2019

El beneficio después de impuestos antes de partidas excepcionales se situó en 2.387 millones de euros, lo que supone un descenso del 1,4%, que recoge la caída del beneficio de las operaciones, debido al efecto de la huelga de pilotos en BA y al notable encarecimiento del combustible.

El beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales del ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2019 fue de 3.285 millones de euros, un descenso del 5,7%.

En cuanto a los ingresos totales, han crecido un 5,1% hasta los 25.506 millones de euros. Los ingresos unitarios de pasaje del ejercicio aumentaron un 1,0%, mientras que a tipos de cambio constantes disminuyeron un 0,5%. Por otro lado, los costes unitarios de aerolínea excluyendo el combustible del ejercicio disminuyeron un 0,9% a tipos de cambio constantes.

“Estamos ante unos buenos resultados en un año marcado por incidencias y el incremento de los precios del combustible. Hemos demostrado una vez más la solidez y flexibilidad de nuestro modelo mediante controles adicionales de costes y una reducción del crecimiento de la capacidad para reflejar las condiciones del mercado", asegura el todavía consejero delegado de IAG, Willie Walsh.

En 2019, todas las aerolíneas del grupo incrementaron su capacidad, que en el conjunto del Grupo aumentó un 4%. Este incremento refleja principalmente las frecuencias adicionales, el cambio a aviones de mayor capacidad en rutas de largo radio y el impacto anual completo de los cambios en la red en 2018 por British Airways, Aer Lingus e Iberia, así como el crecimiento de Level.

Se incorporaron nuevas rutas en Aer Lingus, que conecta Dublín y Minneapolis; en British Airways, con nuevas rutas desde Londres Heathrow a Charleston, Pittsburg, Islamabad y Osaka; y en Iberia, con un nuevo servicio entre Madrid y Guayaquil. La capacidad de Vueling creció a través de nuevas frecuencias en rutas domésticas, que se ampliaron en las islas Baleares y Canarias. La red de corto radio de IAG también registró incrementos gracias a la nueva base de Level en Ámsterdam.



Por otro lado, el consejo de administración de IAG, el 'holding' que agrupa a Iberia, British Airways (BA), Aer Lingus y Vueling, ha acordado proponer a la próxima Junta General de Accionistas la distribución de un dividendo complementario bruto de 0,17 euros por acción.