Las Islas Canarias no ganan para disgustos. Cuando parecía que podrían salvar una parte de la temporada turística alta (entre noviembre y marzo), el Gobierno británico ha vuelto a imponer a los ciudadanos que viajen al archipiélago cuarentenas por el aumento de incidencia de la Covid en Canarias. 

Noticias relacionadas

“Los datos indican que los casos semanales y los test positivos están aumentando en las islas Canarias”, detalló en su cuenta de Twitter el ministro británico de Transporte, Grant Shapps. Así, el Gobierno británico ha decidido volver a imponer el aislamiento obligatorio para reducir el “riesgo de importar la Covid-19”. 

La medida volverá a estar en vigor a partir de las 4.00 horas de la madrugada del viernes al sábado, informó el ministro de Transporte después de que el Ejecutivo británico había eximido a los viajeros procedentes de Canarias de las cuarentenas el pasado 22 de octubre, tras haberlas impuesto por primera vez en julio.

Jarro de agua fría

Esta decisión llega después de que Canarias el pasado jueves anunciara un decreto a través del cual los viajeros internacionales puedan entrar en las islas acreditando un test de antígenos con resultado negativo en lugar de la PCR, única prueba que admite el Gobierno de España.

Decreto que contradice la norma nacional, pero que el Gobierno canario puso en marcha debido a la traba que suponía para muchos viajeros que querían entrar en Canarias. En muchos casos, las pruebas PCR eran más caras que el propio billete de avión; por lo que era una barrera de entrada. 

“Lo que ocurre es que no hay demanda. Las operaciones de aerolíneas y turoperación están paradas. Recordemos que la temporada alta de Canarias -entre noviembre y marzo- ahora es inexistente”, aseguró a Invertia Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat).

Ahora, con esta decisión del Gobierno británico el sector turístico sufre un duro golpe. Cabe recordar que el pasado año, Canarias fue la tercera región más visitada en 2019, con un total de 13,1 millones de turistas (un 33% procedentes de Reino Unido y un 20% de Alemania), según datos la encuesta de movimientos turísticos en fronteras (Frontur) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y eso que cayó un 4,4% con respecto a 2018.