El mes de septiembre ha devuelto a las operadoras de telecomunicaciones a la nueva normalidad. Después de un verano de ofertas, las compañías redoblaron sus esfuerzos en las campañas comerciales de comienzo de curso, las más importantes después de la Navidad. Y los resultados trajeron algunas novedades.

Noticias relacionadas

Las portabilidades netas del mes de septiembre dejaron a MásMóvil como la compañía que más crece, sin fútbol y sin ofertas rompedoras en televisión. El grupo presidido por Meinrad Spenger ganó 23.000 líneas fijas y 5.800 móviles, un cambio de tendencia hacia unos clientes de mayor valor.

De hecho, después de dos años liderando las portabilidades móviles, la compañía cedió primero el testigo a Vodafone y ahora a Digi, que logra 12.000 altas en el mes. La explicación se encuentra en la caída de las portabilidades de líneas de prepago, por culpa de cierre de comercios y puntos de venta a causa de la pandemia de coronavirus.

Orange y Vodafone

En el caso del fijo, otra de las sorpresas es Orange que suma 8.000 líneas y detiene más de seis meses de caídas consecutivas, según los datos a los que ha tenido acceso Invertia y que deben ser ratificados por la CNMC. En el caso de móviles pierden sólo 3.700 líneas tras dejarse decenas de miles en lo que va de año.

En este caso, comienza a tener efecto la nueva política de la operadora de poner en el mercado agresivas ofertas convergentes (móvil más internet en el hogar) para sus segundas marcas como Jazztel o Amena.

En el otro lado de la moneda, tenemos a Vodafone que detiene su crecimiento sostenido en los tres últimos meses. En este caso, la compañía británica perdió 7.700 líneas en el mercado fijo y 100 en móviles. Sigue fuerte su apuesta por Lowi que se ha convertido en su granero de altas móviles.

En esta misma línea, Movistar perdió 26.400 líneas en fijo y 35.400 en móviles. Euskaltel (con Virgin) ganó 1.100 en fijo y perdió 2.300 en móviles.  

¿Qué es la portabilidad?

La portabilidad refleja mejor que ningún otro dato la guerra comercial de las operadoras al ser el saldo neto resultante de las líneas que arrebatan a su competencia y las que pierden ante las otras telecos. 

Es el indicador que se conoce con mayor rapidez ya que es común a todas las compañías, aunque es una fotografía parcial del comportamiento comercial del sector.

De esta manera, el número total de clientes ganados también incluye las altas que se realizan por otros canales y la suma de nuevos números.