La app del rastreo de contactos de coronavirus está más cerca de convertirse en realidad. La Secretaría de Estado de Inteligencia Artificial confirmó este lunes que comenzará a operar el 10 de agosto en Canarias y Baleares y que se ampliará a todas las comunidades autónomas el 15 de septiembre. 

Noticias relacionadas

La región que quiera utilizar la esperada aplicación de teléfono móvil deberá realizar una pequeña adaptación y encaje en su propio sistema sanitario para poder ponerla en marcha siguiendo los protocolos del Ejecutivo. Un proceso que tomará como máximo un mes y que permitirá tenerlas operativas al menos 30 días antes de lo previsto inicialmente.

Según el Gobierno, el piloto de la app desplegado en julio en la isla de La Gomera fue altamente eficiente en cumplir su principal objetivo: rastrear los contactos. De hecho, su efectividad para rastrear a quienes han estado con posibles infectados duplica la de los propios rastreadores manuales.

¿Por qué? Simple. La app rastrea códigos anónimos y teléfonos móviles que han estado cerca sin discriminación. Detecta máquinas y no personas, mientras que en el caso de los rastreadores, solo siguen la pista a personas y lugares que mencionen los propios contagiados en sus entrevistas, lo que hace poco fiable la identificación fuera de nuestro círculo de conocidos.

De hecho, es tanta la confianza del Gobierno en la app, que en el Ejecutivo apuntan que, con que solo entre el 20% y el 25% de la población la utilizara, se podría reducir hasta en un 30% la propagación de un rebrote de coronavirus. Una ayuda complementaria para la labor de los rastreadores que actualmente tienen muchos problemas para seguir la pista de los contactos de los nuevos contagiados por falta de plantilla. Todo ello en medio de unos rebrotes que llevan los números de contagiados diarios a cifras que recuerdan a las de mediados de abril.

Detección primaria

Pero, ¿cómo funciona? La filosofía de la aplicación es que desde la app activada podemos comunicar que estamos contagiados y recibir notificaciones sobre si hemos estado en contacto con un positivo. La idea del Gobierno es utilizarla como un mecanismo primario de detección, pero para ello es fundamental que estemos 'activados' en todo momento dentro de nuestra app.

De esta manera, quienes reciben la alerta deberán llamar a los servicios sanitarios para asegurarse de que efectivamente están en riesgo de contagio. Según el Ejecutivo, esta labor de criba podría realizarse por los propios rastreadores o por los call centers habilitados para la detección de la Covid-19 en cada autonomía.

Lo primero que hay que hacer es descargar la app de la tienda de aplicación de Google (Android) y de Apple (IOS). En este punto, desde el Gobierno, se ha advertido de que estamos ante una descarga absolutamente voluntaria. 

Una vez descargada 'Radar COVID' en nuestro móvil, nos encontraremos una pantalla inicial de bienvenida con una descripción de la aplicación.Luego pasaremos a la pantalla de privacidad, donde se nos informa que el programa conserva nuestro anonimato y que es necesario aceptar la política de privacidad para poder seguir.

La pantalla principal de la aplicación tiene solo tres botones. El primero avisa si hemos estado expuestos a la Covid en base a las alertas que vayamos recibiendo; el segundo permite tener -o no- activada la aplicación; y el último botón permite comunicar un positivo por coronavirus.

Interoperatividad con Europa

La aplicación activa irá detectando qué otros móviles con la aplicación activada han estado cerca y en caso de que alguno de ellos comunique que está contagiado, nos llegará una notificación avisándonos de que hemos estado cerca de él. 

La aplicación realiza el "contacto" con otros móviles mediante tecnología bluetooth, lo que garantiza que el rastreo sea anónimo y no recopile datos personales. De hecho, si comunicamos el positivo las autoridades sanitarias -de la comunidad autónoma correspondiente- nos asignarán un código de doce dígitos que deberemos introducir para mandar la alerta a los dispositivos que registró nuestro móvil en los últimos 14 días.

En la medida que todas las autonomías vayan adoptándola será más fiable, ya que podrá registrar contactos en toda España. Del mismo modo, para la interopearatividad europea, habrá que esperar al protocolo comunitario, que aún no tiene fecha de lanzamiento.

En este sentido, las autoridades aseguran que España será de los primeros países en sumarse a la iniciativa comunitaria, ya que todas las apps europeas están trabajando sobre el estándar común de la API de Google y Apple.