Alianza estratégica para convertir Ferrolterra en la capital de la energía verde. EDP Renováveis (EDPR) y Reganosa prevén en As Pontes y siete concellos del entorno la realización de proyectos de generación y almacenamiento limpios por importe de 780 millones de euros.

Noticias relacionadas

La ejecución de esos proyectos, que están sujetos a la subasta de capacidad pendiente de celebración, requerirá de más de 7.000 empleos equivalentes, entre directos e indirectos, y su mantenimiento y operación, de otros 400 durante su vida operativa.

En la contratación de trabajadores y proveedores se priorizarán los del lugar y, particularmente, aquellos afectados por el cese de actividad en la térmica de carbón. Gracias a esta intervención integral, el área dispondrá de acceso continuado a recursos energéticos competitivos.

La multinacional de matriz portuguesa EDPR y la gallega Reganosa promueven conjuntamente una actuación global en pro de una economía verde, digital e inclusiva. El proyecto, que integra toda la cadena de valor, incluye la construcción de una planta de elaboración de hidrógeno mediante electrólisis (hasta 100 MW tras su completo desarrollo), que utilizará el agua del lago de As Pontes y nuevas fuentes de energía renovable.

Con una capacidad productiva anual de hasta 14.400 toneladas de H2, se espera que el proyecto genere más de 300 empleos, directos e indirectos, entre la fase de ejecución y la de explotación.

Almacenamiento

En el entorno se ubicará también un almacenamiento energético con una potencia instalada de generación de 570 MW. Este almacenamiento consistirá en una central hidroeléctrica de bombeo que empleará como depósito inferior el propio lago, y como superior, un nuevo embalse que permitirá una mejor gestión del sistema eléctrico propiciando una maximización renovable en el mix energético.

El almacenamiento estará ubicado entre los núcleos de Castelo y A Esfaparra y está previsto que genere cerca de 5.000 empleos, directos e indirectos, considerando tanto los trabajos de construcción como la futura gestión de la planta.

Para cerrar el proceso, además, se desarrollará un complejo eólico compuesto por cuatro parques que suman algo más de 270 MW y que utilizarán turbinas de última generación. Estos se extenderán por los municipios de As Pontes, A Capela, Xermade, Monfero, Valdoviño, Moeche, Cerdido y As Somozas, y generarán alrededor de 2.500 puestos de trabajo asociado a las distintas fases del proceso.

En suma, casi un gigavatio de potencia verde instalada. Se trata de la apuesta más ambiciosa realizada hasta el momento por la descarbonización de la economía en Galicia. Gracias a ello, el entorno dispondrá de acceso continuado a energía asequible y limpia, lo cual constituye una fortaleza para la captación y asentamiento de industrias estratégicas, amén de para fomentar la sostenibilidad y competitividad del tejido productivo.

Capital verde

Por sus características, esta iniciativa haría de Ferrolterra la capital de la energía verde. Se alinearía con los objetivos que persiguen el EU Green Deal y el programa Next Generation. 

Pero también la Estrategia de Almacenamiento Energético, el Plan Nacional de Energía y Clima, la Estrategia Española de Transición Justa, y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; y el Pacto de Estado por Ferrol, la Ley de Simplificación Administrativa y de Apoyo a la Reactivación Económica de Galicia, y la Estrategia Gallega de Cambio Climático y Energía 2050.

Rocío Sicre, directora general de EDPR España, ha destacado que "esta iniciativa da cuenta, una vez más, de la importancia estratégica que Galicia tiene para EDPR desde hace más de 20 años".

"Además, es reflejo del positivo impacto de las renovables en materia de empleo de calidad, favoreciendo la dinamización económica y social de la población gallega. Se trata de la apuesta de descarbonización de la economía más ambiciosa que se ha llevado a cabo en Galicia hasta la fecha y en línea con nuestro objetivo de liderar la transición energética".

"Por otra parte, el impulso de Ferrolterra como capital de la energía verde está alineado con los objetivos que se persiguen tanto desde la Unión Europa como desde el Gobierno español en materia renovable. Nuestro compromiso con la transición justa es total y seguiremos apostando por Galicia como territorio clave para desplegar energía limpia y verde”.

“Hace 14 años trajimos el gas a Galicia y ahora, con EDPR, vamos a traer el hidrógeno; participaremos en la configuración de un nuevo ecosistema energético en nuestra comunidad”, ha señalado por su parte el director general de Reganosa, Emilio Bruquetas.

“Todo el conocimiento y experiencia que hemos adquirido a lo largo de estos años lo estamos poniendo ahora al servicio de Galicia, al servicio de una recuperación socioeconómica más rápida, más sólida y más justa. De esta manera también diversificamos nuestra actividad; estamos ante una nueva Reganosa, la energética global de los gallegos”.