El Gobierno tiene claro que su deber es proteger a las empresas estratégicas. Así lo ha dicho la ministra portavoz, María Jesús Montero, tras conocer que el fondo australiano IMF ha lanzado una opa por el 22,6% de Naturgy. Toda una advertencia de las dificultades que tendrá el grupo inversor para llevar a cabo su incursión en la compañía energética. 

Noticias relacionadas

"La pretensión del Gobierno es proteger a las empresas para evitar que caigan en manos extranjeras", ha dicho Montero al recordar que el Ejecutivo aprobó una norma para que aquellos inversores foráneos que quieran hacerse con una empresa española tengan que solicitar autorización. 

De este modo, Montero recuerda que IMF tendrá que remitir al Ministerio de Industria la solicitud de hacerse con el 22,6% de Naturgy y esperar a conocer si recibe o no luz verde. Algo que, a priori, se antoja complicado dado que dar luz verde supondría que cerca del 60% del grupo energético recaería en manos extranjeras. 

No hay petición

La portavoz del Gobierno ha insistido en que "todavía no se ha presentado ninguna petición de autorización", por lo que es "prematuro" hacer una valoración. Sin embargo, ha recordado que el decreto para proteger a esas compañías estratégicas "sigue en vigor" y, por tanto, tendrán que estudiarlo en las próximas semanas. 

IMF cuenta con el respaldo implícito de los otros dos grandes fondos de inversión que ya están en el accionariado de Naturgy: GIP y Rioja. Ambos han dicho ya que no van a vender sus títulos, pero que sí apoyarán su entrada en el consejo de administración en caso de que la opa salga adelante. 

Queda por ver la postura que adopta CriteriaCaixa, que ostenta el 24% de los títulos y que todavía no ha dicho esta boca es mía. Fuentes consultadas por Invertia han declinado hacer comentarios hasta estudiar toda la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Las mismas fuentes explican que la propuesta de compra de IMF por Naturgy les ha pillado por sorpresa.