Berkeley Energía sale al paso de las nuevas trabas que desde el Congreso llegan para su proyecto de uranio en Salamanca. La cotizada ha denunciado este viernes que "la prohibición de actividades en España sin motivos justificados es contraria a la Constitución y a los derechos legales reconocidos por otras instancias internacionales".

Noticias relacionadas

Estas puntualizaciones llegan después de que ayer se conoció que PSOE y Unidas Podemos, los dos partidos que forman parte del Gobierno español, han pactado una enmienda a la Ley de Cambio Climático para vetar las explotaciones de uranio en todo el territorio nacional. Una solicitud que se tradujo en caídas del 30,8% para las acciones de Berkeley Energía.

Aunque la compañía recalca que, "actualmente, esta es solo una enmienda propuesta al borrador" de la referida ley, reconoce que la aprobación de la misma "implicaría una medida retroactiva que expropiaría los derechos legales de Berkeley sin justificación". Un extremo que llegaría únicamente si la iniciativa cuenta con "mayoría de votos" tanto en el Congreso como en el Senado, según recuerda la cotizada.

Licencias previas

Además, la compañía hace valer el camino recorrido en el proyecto de uranio en la localidad de Retortillo, cuyo Ayuntamiento otorgó recientemente las licencias que le correspondía verificar. En este sentido, la compañía recalca que "la Autorización de Construcción de la planta de concentrado de uranio como instalación radiactiva (NSC II) es ahora la única aprobación pendiente necesaria para comenzar la construcción de la mina de Salamanca".

Del mismo modo, Berkeley insiste en que cuenta con "derechos legales, válidos y consolidados para la investigación y explotación de sus proyectos mineros, incluida una licencia minera válida por 30 años (renovable por dos períodos más de 30 años) para la mina de Salamanca". También apunta a sus "más de 120 permisos otorgados previamente e informes favorables por parte de las autoridades competentes a nivel local, regional, federal y de la Unión Europea".

Colaboración

Por ahora, la compañía no habla de acciones legales, sino que se decanta por "continuar interactuando con las autoridades relevantes de manera colaborativa para el avance en el proceso de aprobación de la mina Salamanca". Eso sí, no deja de lamentar la introducción de esta enmienda cuando el proyecto de ley original redactado por el ministerio pertinente "no hace referencia a materiales radioactivos".

Esta enmienda vendría a dar continuidad a las exigencias de Unidas Podemos, que ya había presionado al Ministerio de Transición Ecológica para que rechazase el proyecto. A finales de julio, el partido que lidera Pablo Iglesias instó a negar la solicitud presentada por Berkeley para acceder a la prórroga para su autorización previa de cara al desarrollo de la mina.

A consecuencia de esta defensa de sus derechos, Berkeley consigue apuntarse este viernes un rebote cercano al 10% en los primeros compases de la sesión en la bolsa española.