Sevilla

Si antes el Grupo Osborne era una referencia en el mundo del vino, ahora quiere serlo también en el sector cervecero artesanal. La empresa centenaria amplía su cartera de productos lanzando una cerveza de la mano de Cerveza Mica, una de las compañías emergentes en Castilla y León y una de las más vendidas en Amazon.

Noticias relacionadas

El proyecto, bajo la batuta de la Fundación Osborne, toma el nombre de Cerveza Toro. Está elaborada con ingredientes naturales y macerada en los barriles centenarios de Jerez. A juicio de sus promotores, el nuevo producto mezcla la esencia de las dos empresas: la cerveza y el vino.

Así lo detalla el director de la Fundación Osborne, Iván Llanza. En su entrevista con Invertia, explica que Osborne ya contaba hace años con una licencia de cerveza. "Quisimos ampliarla y actualizarla", subraya destacando que para ello el grupo quiso asociarse con Cerveza Mica.

Con un objetivo claro, el grupo rechaza ser la "típica cerveza industrial" para buscarse un hueco en un contexto gastronómico, en línea con el público que consume vino. Esta ambición va en el línea con la producción de la novedosa bebida. Las botas de Osborne han sido trasladadas a la factoría cervecera en Aranda de Duero (Burgos).

Desde allí, según abunda Iván Llanza, se producen las tiradas de los tres tipos de cervezas que se fabrican (Fino, Oloroso y Pedro Ximénez). "Cada una de ellas con un proceso de elaboración y envejecimiento concreto con tiradas pequeñas para que se mantengan frescas", añade. 

Entra en el mercado

En cuanto a las ambiciones del nuevo proyecto, desde Osborne insisten en que optan por hacerse un hueco en el competitivo mercado cervecero. "Teníamos que hacer un producto de calidad y reconocido por los expertos del sector", detallan desde Osborne insistiendo en que la base es la importancia de su elaboración.

Imagen de la última junta de accionistas de Osborne.

Igualmente, el grupo busca aumentar los ingresos para seguir trabajando en las metas de la Fundación Osborne. Entre ellas, la formación de los jóvenes para impulsar su empleabilidad fomentando la cultura del emprendimiento y la innovación. Junto a ello, la preservación y difusión del patrimonio histórico de la marca.

La otra pieza del puzzle es Cerveza Mica, empresa productora de forma artesanal de la bebida que cuenta con la categoría premium. En 2017, fue elegida la Mejor Cerveza del Mundo por World Beer Awards y basa su éxito en su materia prima: la cebada que ellos mismos cultivan. 

Impacto de la Covid-19 

Este nuevo abanico de Osborne viene a impulsar sus cuentas que sufrieron el impacto de la Covid-19. El grupo Osborne facturó en 2020 unos 159 millones de euros, lo que supone un 29% menos en comparación con el ejercicio anterior. El beneficio se situó 14,1 millones, 57% menos que en 2019.

Osborne justificó este impacto por la crisis sanitaria que tuvo "graves efectos sobre el PIB y el consumo" y específicamente sobre la hostelería y el turismo. El negocio del grupo de El Puerto de Santa María (Cádiz) se centra en el canal Horeca y en el travel retail, sectores que concentran el 60% de sus ventas.

A través de sus principales marcas -Cinco Jotas, Nordés, Bodegas Montecillo, Carlos I, Anís del Mono, Veterano y Magno-, Osborne ya ha pactado sus iniciativas de cara al futuro. Entre ellas, el lanzamiento de un plan de digitalización o la aceleración de la internacionalización de las marcas claves.