En 2021 se espera que Supersol se desintegre y desaparezca tras la venta de sus 172 supermercados a Carrefour y la venta de su negocio de cash & carry Cashdiplo a tres socios de la compañía. Sin embargo, para algunos directivos de la compañía, como el actual CEO, Vygintas Šapokas, sólo será el final de su carrera en el mundo de la distribución.

Noticias relacionadas

Vygintas Šapokas, quien medio en estas compras y felicitó a los tres socios de Supersol que se hicieron con Cashdiplo, es administrador único de otras tres sociedades que guardan relación con Supersol y se dedican al alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia.

Se trata de las sociedades Carson Assets, Casper Property y Samara Gestión. Estas tres empresas, desde el 1 de enero de 2018 tributan en régimen de declaración consolidada del impuesto sobre sociedades conjuntamente con Superdistribución Ceuta, Cashdiplo y Supersol Spain, teniendo esta última la consideración de sociedad representante del grupo fiscal, según el Registro Mercantil. 

Vygintas Šapokas, CEO de Supersol.

Independientemente de Supersol, también es CEO y administrador único de la compañía Kevekmas, sociedad constituida en el mes de enero de 2020 que se dedica a explotaciones hoteleras de todas clases, restaurantes, cafeterías, bares, quioscos y establecimientos similares, directamente o mediante concesión administrativa o arriendo. 

Supersol

Vygintas Šapokas dirige desde hace dos años Supersol. Este directivo gestionó anteriormente la cadena Maxima en Estonia. Cabe recordar que Dalius Misiunas, al frente del Grupo Maxima compró en 2012 las compañías Cash Diplo y Supersol y fue quien colocó a Šapokas al frente de la española tras su salida precipitada. 

Los números rojos y la situación complicada de Supersol también aceleraron las operaciones de venta. A cierre del ejercicio 2019 registró su peor dato. Supersol duplicó sus números rojos al perder 32,8 millones de euros, según datos recientemente depositados en el Registro Mercantil. 

Pero si miramos atrás podemos afirmar que se veía venir. En 2018, cosechó unas pérdidas de más de 15 millones de euros. Cifra muy superior a la de 2017 cuando consiguió reducir los números rojos a 1,31 millones de euros (la cifra más baja de los últimos años).

Sus ventas también han caído. Supersol acabó el ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2019 con una cifra de negocio de 477 millones de euros, un 2,8% menos que en 2018, cuando alcanzó los 490,5 millones de euros (un 2,9% más que en 2017).

Esta situación económica derivó en mayo de 2019 en un despido colectivo que afectó a 294 empleos y conllevó el cierre de 18 tiendas y 12 pescaderías. Y de momento, Carrefour ha garantizado los empleos de Supersol con la compra, aunque existe el temor entre la plantilla de que se produzcan despidos por las duplicidades de tiendas con Carrefour. 

Por su parte, sobre la operación de Cashdiplo solo se sabe que las acciones fueron vendidas a tres socios de la compañía y que la venta se completará en febrero de 2021.