Inditex ha vuelto a hacer historia. La gigante textil ha logrado que el contratiempo de sus primeras pérdidas trimestrales desde que saltó a bolsa se haya convertido en un puente hacia un aluvión de mejoras de consejo inversor. Y es que, animada por esos números rojos consecuencia del coronavirus, ha decidido impulsar con fuerza su apuesta online.

Noticias relacionadas

La evolución bursátil del pasado miércoles, día en el que la gigante textil publicó sus esperadas cuentas trimestrales, ya daba pistas del humor con el que los inversores acogían estos planes. A pesar de haber dado a conocer pérdidas por 409 millones de euros, tras unos primeros cruces a la baja, las acciones de Inditex se giraron al alza para terminar la jornada con una subida del 1,9%.

Seis firmas de inversión mejoraron su consejo o precio objetivo sobre la textil gallega sin esperar más allá de la conferencia de presentación de resultados conducida por su presidente, Pablo Isla. Los más escépticos de cuantos revisaron sus números sobre la compañía ese mismo miércoles fueron los de Banco Sabadell. Y aún así todavía le concedían cierto potencial alcista.

Dos tercios, al alza

Los analistas de la entidad vallesana marcaron un precio objetivo de 25,77 euros por acción, lo que suponía un ligero umbral de subida del 0,4% frente al cierre de la sesión precedente del martes. Una curiosa concesión considerando que a la par recortaron su consejo sobre la textil hasta vender. Una especie de beneficio de la duda dentro del optimismo reinante en el resto de firmas.

Y lo del miércoles de presentación de cuentas fue solo el principio. Desde entonces, han caído ya 18 cambios de recomendación para la criatura de Amancio Ortega. De estos, 11 han sido a mejor, mientras que solo tres a la baja. Las cuatro entidades restantes optaron por reiterar su valoración previa sobre la compañía, aunque actualizando los fundamentales para justificar su criterio.

En este sentido, los informes publicados en los últimos días apuntan con práctica unanimidad hacia el impulso al canal de ventas online como endulzante de unas pérdidas que, de otro modo, se hubieran traducido en una mayor desconfianza inversora.

Con anterioridad al plan esbozado la semana pasada por Isla, el consenso de mercado ya situaba a Inditex como una de las mejor situadas cotizadas del sector textil para plantar cara al auge de gigantes de las ventas digitales. Ahora, llegan nuevos motivos para perpetuar esta percepción que se suman a su ágil respuesta a la irrupción del virus, cuando anunció la suspensión del dividendo hasta tener más datos sobre el impacto de la epidemia en su negocio.

Recuperación del coronavirus

De entre los que han renovado su optimismo sobre la compañía, los más entusiastas son los analistas de Norbolsa, el bróker de las antiguas cajas de ahorros vascas. Además de recomendar mantener las posiciones de inversión en las acciones de la gigante textil, fijan un precio objetivo para su cotización en los 30,4 euros por acción. Una cota que, frente a su cierre de este viernes, supone un potencial alcista muy próximo al 25%.

Si, llegado el caso, Inditex tomara la senda de la remontada hasta la cota que marca el equipo liderado por Sara Herrando, su gráfica recuperaría máximos desde mediados de febrero. En otras palabras, el ascenso sería suficiente para recuperar valores previos a la irrupción del coronavirus en Europa y el consecuente confinamiento. Con su correspondiente cierre temporal de tiendas físicas y merma de ventas.

Aunque son los de Norbolsa los que conceden más cancha alcista a la gallega, una legión de firmas se le quedan muy cerca. Entre ellas, dos superan la cota de los 30 dólares por acción. Desde el Santander fijan precio objetivo en los 30,2 euros por acción, mientras que en el banco de inversión anglo-asiático HSBC marcan justo esos 30 dólares por título que también supondrían la recuperación de todo lo perdido por el azote del Covid-19.

Otras cuatro firmas, entre las que figuran gigantes como Goldman Sachs y Société Générale, consideran que Inditex cuenta con bobina para bordar los 29 euros por acción en un plazo de un año. Y desde el banco de inversión español Alantra la cota se queda muy cerca de este umbral, en los 28,75 euros por acción. Una marca que, pese a ser algo menos generosa, no deja de suponer un potencial del 12% frente a su cotización.

Pendientes de la transición digital

Tanto Goldman Sachs y Société Générale como UBS, que limita su techo a los 28,5 euros por título, han mejorado su recomendación hasta comprar. Los analistas de JP Morgan, algo más conservadores, consideran que el plan para invertir hasta 2.700 millones de euros en reforzar las ventas online, bien merece la carrera de su cotización hasta los 27 euros por título y una recomendación de sobreponderar.

Mientras los analistas siguen revisando al alza su criterio sobre Inditex, la compañía ya analiza cuáles serán las hasta 1.200 tiendas que echarán el cierre entre este año y el que viene. En España, los cálculos iniciales de la compañía establecen la clausura de hasta 300 establecimientos.

De cómo vayan avanzando la implementación de mejoras online y la concentración de tiendas físicas -así como de su impacto en balance-, dependerá que los aplausos de los últimos días se alarguen en los próximos meses o se conviertan en abucheos.