Inditex ha decidido absorber entre 1.000 y 1.200 tiendas en 2020 y 2021, de las que entre 250 y 300 están ubicadas en España. Un cierre de tiendas que se integra dentro del plan lanzado por la compañía y que cuenta con una inversión de 1.000 millones para reforzar la apuesta por online y 1.700 millones para las tiendas tecnológicamente integradas.

Noticias relacionadas

Se trata de una estrategia que Inditex ya llevaba años poniendo en marcha y que, debido al impacto del coronavirus en su negocio (con unas pérdidas de 409 millones en el primer trimestre) simplemente ha acelerado. 

Así, la compañía pretende continuar el plan de actualización de tiendas por el que desde 2012 se han abierto 3.671 tiendas del nuevo concepto de integración en espacios más grandes y más fluidos, se han ampliado 1.106 tiendas, reformado 2.556 para su adaptación tecnológica, y han absorbido 1.729, 1.024 de ellas en los tres últimos años. 

Del total de tiendas a absorber entre este año y el que viene, entre 250 y 300 corresponden a Zara, seguido de Pull & Bear (entre 140 y 165) y Bershka (entre 135 y 160). El objetivo de la compañía es contar con tiendas más grandes, ecoeficientes, totalmente digitalizadas y sostenibles, en las mejores localizaciones, y con mayor capacidad de venta.

De esta forma, llegará a una red de entre 6.700 y 6.900 tiendas, tras abrir 450 tiendas con la última tecnología de integración comercial, y la absorción de entre 1.000 y 1.200 tiendas de menor tamaño, que representan entre un 5% y un 6% de las ventas totales, y que tienen una menor capacidad para prestar los nuevos servicios al cliente. 

Objetivos del plan

El plan tiene objetivos muy ambiciosos. Prevé que las ventas por internet alcanzarán más del 25% del total en 2022, desde el 14% de 2019, con una red de tiendas integrada más ágil y sostenible, que incorporará nuevas herramientas tecnológicas, con una superficie media por tienda más grande, mayores niveles de rentabilidad, y que crecerá entre un 4% y un 6% en tiendas comparables. 

Cada una de las tiendas actuará como una pequeña plataforma de distribución de moda desde los lugares comerciales más estratégicos de las principales ciudades de todo el mundo, una red capilar global de distribución integrada con online para atender los nuevos hábitos de compra. 

Para ello se van a reforzar también las capacidades del comercio online de todas las marcas, uno de cuyos ejemplos son los nuevos estudios de Zara.com en Arteixo que ocuparán más de 64.000 metros cuadrados. 

Además, se van a ampliar los equipos de atención al cliente online tanto desde tiendas como desde centros especializados, y a lo largo de 2020 se culminará la implantación del sistema RFID para trazabilidad de prendas y gestión integrada de inventarios en todas las marcas del grupo. 

Por regiones, el plan permitirá que en China y Japón cadenas como Bershka, Pull&Bear y Stradivarius impulsen definitivamente la venta online, que en España continúe el proceso de los tres últimos años con la apertura de tiendas más relevantes y absorción de tiendas pequeñas como se ha visto en Bilbao o Pamplona, mientras que en América y resto de países europeos consolidará la estrategia de plena integración entre el mundo físico y digital. 

También implementarán el ‘Modo tienda’ permitirá que los clientes consulten en tiempo real el stock de un artículo en tienda, para su compra online y recogida inmediata, usando tanto la web como la app. Asimismo, la app les permitirá acceder a la reserva de probadores cuando lo necesiten y localizar de forma precisa dónde se encuentra una prenda dentro de una tienda.

La experiencia del cliente también contará con compra a través de códigos QR, compra inmediata a través de redes sociales y nuevos servicios y canales de atención al cliente.

Reconversión de empleos

Dentro del plan, Inditex asegura que las plantillas permanecerán estables y, al igual que a lo largo del periodo 2012-2020, se ofrecerán nuevos puestos a todos los trabajadores de los establecimientos absorbidos, para cubrir las nuevas necesidades generadas por la integración online y los envíos individualizados a clientes.

Esta red capilar será capaz de complementar constantemente la oferta de las páginas web y de estar coordinada con los almacenes online para reforzar la experiencia del cliente con nuevos servicios a través de herramientas tecnológicas avanzadas.