Un dicho popular dice que la vida pasa. Hay otro no tan conocido entre el gran público quizás porque hace referencia al mundo empresarial. Sin embargo, es tan real como la vida misma: la primera generación crea el negocio, la segunda se lo reparte y, la tercera, lo destruye. Un dato para corroborarlo: ocho de cada diez empresas familiares no llega a la tercera generación. En Acciona han superado el salto a la tercera generación (y van camino de la cuarta). En Ferrovial, están a las puertas.

José Manuel Entrecanales es la tercera generación en Acciona. El negocio lo fundó su abuelo José Entrecanales Ibarra, y lo continuó su padre, José María Entrecanales de Azcárate. Con 58 años de edad, todavía es pronto para pensar que esté de retirada. Sin embargo, no conviene dejar para última hora un tema de tanta enjundia.

Rafael del Pino Calvo-Sotelo, por su parte, es la segunda generación de Ferrovial. Esta a punto de cumplir 63 primaveras (soplará velas en julio). Por tanto, se va acercando la hora en la que deberá dejar las riendas de Ferrovial, un negocio que fundó su padre: Rafael del Pino y Moreno. La vida, y los años, pasan para José Manuel Entrecanales y para Rafael del Pino Calvo-Sotelo. Y es hora de que, quienes están llamados a sucederles, comiencen a tomar cartas en el asunto. Es decir, en el negocio.

Sobradamente preparados

En el caso de Acciona, quien tiene todas las papeletas para seguir las riendas de su padre es su primogénito: José Entrecanales Carrión. Si hablamos de Ferrovial, quien está el primero en la parrilla de salida es Rafael del Pino Fernández-Fontecha.

Más allá de que ambos lleven en la sangre el espíritu empresarial, ese que permitió a sus antecesores crear lo que hoy son Acciona y Ferrovial, se puede decir también aquello de que formación no les falta. Como decía un eslogan de mediados de los años 90 del pasado siglo XX, son JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados).

José Entrecanales Carrión (30 años) es el primero de cuatro hermanos. Estudió en el prestigioso colegio Eton de Berkshire, para después matricularse en el doble grado de Derecho y Dirección y Administración de Empresas en la Universidad Pontificia de Comillas. Formación que completó con un programa de intercambio con la Escuela Superior Sueca de Ciencias Económicas y Empresariales, y un MBA en la Harvard Business School.

Por lo que respecta a la carrera profesional, ha tenido diferentes puestos en otras tantas firmas familiares, e internacionales. En este último caso, fue analista de banca de inversión en Goldman Sachs, en Londres.

Luego cruzó el charco hasta Toronto (Canadá). Allí ocupó el cargo de asociado senior y energías renovables en la Junta de Inversión del Plan de Pensiones de Canadá. Sin duda, una valiosa experiencia que le ha servido para formar parte de Acciona Energía: director de Estrategia y Desarrollo Corporativo. El negocio energético está en la rampa de despegue en la bolsa.

José Entrecanales Carrión también está integrado en la Fundación Cultural Privada Álvaro Entrecanales, y en la Fundación José Manuel Entrecanales.

Vidas paralelas

Rafael del Pino Fernández-Fontecha (35 años), es el primero de seis hermanos, y todavía no tiene un cargo de tanta relevancia en Ferrovial como José Entrecanales Carrión en Acciona Energía. Sin embargo, su vida tiene ciertos paralelismos.

En su caso, es licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (como Entrecanales). Una formación que amplió en la London School of Economics y en la Yale University. De su experiencia profesional, ha sido analista en el departamento de Corporate Finance en N+1, en Técnicas Reunidas, en Calyon Structured Finance Division, y en el Energy Competence Centre de Roland Berger Strategy Consultans.

Las aulas de la Universidad Pontificia de Comillas no es el único nexo común entre Entrecanales y del Pino. Rafael del Pino Fernández-Fontecha también fue analista de la división de Banca de Inversión en Goldman Sachs. Asimismo, ocupa el cargo de patrono en otra fundación. En su caso, la que fundó su abuelo con el fin de contribuir a la formación de los futuros líderes.

Afianzar el negocio

Que una empresa familiar acabe por fenecer puede deberse a diferentes factores. Uno de ellos tiene que ver con la falta de planificación a la hora de llevar a cabo la sucesión.

Más allá de organizar lo que vendrá más adelante, y una vez efectuado el desembarco de la nueva generación, hay otros factores que salvarán la nave del naufragio. Por ejemplo, que los posibles sucesores tengan un amplio conocimiento del negocio, independientemente del rol que acaben ocupando, porque eso les ayudará a tomar decisiones responsables.

De ahí que su incorporación al negocio sea esencial. Es lo que están llevando a la práctica otros herederos más allá de la familia Entrecanales y Del Pino como Juana Roig, en Mercadona, o Sandra Ortega, en Inditex. Ignacio Sánchez-Galán Tabernero, en Iberdrola, también sigue los mismos parámetros, aunque no se trata de una empresa familiar al estilo Acciona y Ferrovial.

De lo que se trata con este tipo de actuaciones es que vivan desde dentro el día a día, a la par que vean lo que hacen otros integrantes de la empresa. El objetivo es que, con esa experiencia, acaben ganando en seguridad. De paso, afianzarán el negocio de cara al futuro.

Noticias relacionadas

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ SWG Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información