El grupo Caabsa (los hermanos Amodio), Ultramar Energy y los accionistas minoritarios de Abengoa han presentado este jueves una oferta conjunta para hacerse con el 70% de Abenewco 1, la filial de Abengoa que agrupa los activos más relevantes de compañía de infraestructuras. 

Noticias relacionadas

Según ha podido confirmar Invertia, esta propuesta pone sobre la mesa 200 millones de euros, 135 millones en préstamos y 65 millones en instrumentos financieros. Esta oferta que ya ha sido presentada al administrador concursal de Abengoa, Guillermo Ramos (EY) y al consejo de administración de Abengoa, supera en 15 millones la aportación de capital directa ofrecida hace unas semanas por el fondo de inversión californiano TerraMar.

Fuentes vinculadas a esta oferta indican que esta propuesta no solo incluye más recursos efectivos que la de TerraMar. Además, garantiza que los actuales accionistas de Abengoa se sumen al proyecto y que se asegure la españolidad de la compañía.

Agregan además que esta oferta significa la continuidad de la empresa en España, el mantenimiento de los puestos de trabajo, la paz social al venir de la mano de los accionistas minoritarios y una gestión profesional aunada a una fortaleza comercial que asegura cartera futura para la empresa.

Desde los accionistas minoritarios se ha indicado en más de una ocasión que la entrada del fondo TerraMar "rompería la sociedad sevillana, que pasaría a manos de acreedores extranjeros, cubiertos por sociedades pantalla. Esto supondría poner en riesgo 3.000 empleos directos españoles, y todos los indirectos por potenciales deslocalizaciones".

Partícipes de la oferta

La nueva oferta cuenta con el apoyo de los Amodio, los inversores mexicanos que actualmente son los primeros accionistas de OHL y que tras las próximas ampliaciones de capital controlarán entre el 26% y el 29% del capital de la compañía de infraestructuras.

Estos inversores se han sumado a Ultramar Energy, empresa con sede en Londres formada por inversores privados para el desarrollo de proyectos de energía y combustibles en Upstream, Midstream y Downstream.Hace unos meses presentó una oferta por Duro Felguera, que finalmente no cuajó.

La tercera pata de la oferta está constituida por AbengoaShares, conglomerado que agrupa a todos los accionistas minoritarios de Abengoa y que llevan meses intentando hacer valer su mayoría para hacerse con el control de la gestión de la empresa. Ha denunciando los movimientos de la actual administración y de la banca acreedorora para desguazar Abengoa.

Respecto de los detalles de esta oferta, las fuentes consultadas por Invertia indican que se propone, en una primera fase, la aportación de 35 millones de euros en préstamos garantizados y 15 millones de euros en bonos opcionalmente convertibles con el objeto de desbloquear la situación financiera actual particularmente crítica.

La inversión de este grupo está sujeta también a la solicitud de 249 millones de euros a la SEPI más las ayudas en avales y garantías que ya se han solicitado. Una vez que esta aportación se complete, este grupo inversor que se ha denominado GO (Grupo Oferente) completará la aportación con 100 millones de euros en préstamos y 50 millones para ejecutar una aportación de capital.

Riesgo de impagos

Esta aportación le deberá otorgar el 70% de las acciones de la compañía a GO, tras una inversión de 135 millones en préstamos y 65 millones en instrumentos financieros. Los bonos opcionalmente convertibles de la primera fase serán aportados por partes iguales por GO y la sindicatura Abengoashares y los 50 millones de euros correspondientes a la ampliación de capital posterior, serán aportados a partes iguales entre GO y la totalidad de accionistas de Abengoa.

Esta oferta llega en una situación crítica para Abenewco 1. La compañía se está quedando sin liquidez y con un pago de 169 millones de euros a sus bonistas encima de la mesa. La empresa ha logrado postergar sus pagos más inmediatos a sus acreedores hasta el 7 de mayo y, de hecho, intentó cerrar sin éxito la entrada de TerraMar antes del 31 de marzo para recibir los primeros pagos del acuerdo.

Por otro lado, el plan presentado por Abengoa hace tres semanas para salvar Abenewco 1 mediante el salvavidas de 249 millones de la SEPI y la entrada de TerraMar con 200 millones (150 millones de créditos y 50 millones de liquidez), está entrampado. 

Los avales públicos no han llegado y el análisis de las cuentas de la compañía no se ha completado, lo que amenaza con hacer fracasar la operación que convertiría al fondo en accionista mayoritario y a Abenewco 1 en la nueva matriz del grupo.

En cualquier caso, todos estos procesos deben pasar por la aprobación del administrador concursal que asumió el pasado 26 de marzo los destinos de una Abengoa. La matriz entró en concurso de acreedores a finales de febrero con una deuda total de 6.000 millones de euros, el mayor procedimiento de estas características desde Martinsa Fadesa que quebró en 2008.