La SEPI se reunirá este martes para valorar la aprobación del rescate de Duro Felguera por 120 millones de euros. Las fuentes consultadas por Invertia indican que el objetivo es aprobar formalmente este plan y la consiguiente entrada de la sociedad estatal en la compañía asturiana, pero que aún quedan flecos por cerrar que podrían retrasar una semana más la decisión.

Noticias relacionadas

Uno de estos detalles es precisamente el acuerdo de refinanciación de los 85 millones de euros de deuda de la compañía. Estas mismas fuentes indican que la negociación con el pool bancario avanza por buen camino, pero que todavía no se ha aprobado el plan definitivo.

Hasta hace algunos días no había unanimidad en el Comité Técnico de la SEPI respecto de aprobación de este rescate. De hecho, la mala situación financiera de la compañía hizo que algunos miembros de la sociedad pública manifestaran su descontento con este movimiento.

Sin embargo, todo indica que se han consensuado posturas tras el concurso de acreedores de Abengoa y la voluntad explícita del Gobierno de intentar evitar nuevas quiebras de empresas estratégicas. La propia Duro Felguera reconoció en sus cuentas de 2020 que no podría seguir funcionando sin el rescate solicitado a la SEPI en agosto.

En cualquier caso, quedan diez días para que expire el plazo de la SEPI para aprobar o rechazar el rescate. El deadline expira el próximo miércoles, por lo que no hay tiempo material para seguir discutiendo demasiado sobre sus detalles. A partir de la aprobación de la SEPI, el Consejo de Ministros debería ratificarlo y comunicarlo oficialmente.

Cuentas de 2020

En cualquier caso, la entrada de la SEPI le convertirá en el accionista mayoritario de Duro Felguera. Como ya adelantó este diario, el desembarco se producirá de la mano del Principado de Asturias, que participará con un porcentaje minoritario y temporal en la compañía de infraestructuras.

De esta manera, el rescate, adelantado por Invertia hace un mes y medio, se convertirá en un balón de oxígeno para la compañía y le salva de un inminente concurso de acreedores, más cerca después de los malos resultados presentados el domingo pasado.

Duro Felguera perdió 171,7 millones de euros durante el año 2020, según las cuentas no auditadas remitidas a la CNMV. Los datos remitidos al regulador indican que la facturación cayó a más de la mitad desde los 392,9 millones hasta los 143,9 millones de 2020.

A 31 de diciembre de 2020 Duro Felguera presenta un patrimonio neto negativo por importe de 150,1 millones de euros, ascendiendo el patrimonio neto a 146,7 millones de euros negativos, tras las pérdidas registradas en el ejercicio 2020.

Asimismo, el grupo presenta a 31 de diciembre de 2020 un fondo de maniobra negativo por importe de 204,1 millones de euros. No obstante, la compañía se ha acogido a la normativa del Gobierno que le permite no presentar concurso de acreedores al menos hasta el 14 de marzo.

Acuerdo con la banca

El rescate se hará en el marco del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas aprobado en julio por el Gobierno para ayudar a las empresas más afectadas por la Covid. Cuenta con 10.000 millones y por el momento ya ha salido al rescate de Air Europa con 475 millones de euros.

Los 120 millones que ha pedido Duro Felguera se dividen en la suscripción por el Fondo de una ampliación de capital por importe de treinta millones de euros, un préstamo participativo por importe de setenta millones de euros y un préstamo ordinario por importe de veinte millones de euros.

Tras el rescate queda desbloquear el acuerdo con la banca. La compañía se comprometía a pagar el 10% de los 85 millones ahora y la otra cantidad se abonaría con una futura ampliación de capital con la SEPI como principal accionista. La banca hizo una contrapropuesta pidiendo un pago anticipado del 20% y pidió que CESCE avalara hasta un 80% de los avales otorgados.

Del mismo modo, se levantó la exigencia de que Duro Felguera diese entrada a un socio que aportase liquidez y se abrió la puerta a que proporcionase solo proyectos y cartera de clientes.