Duro Felguera ha logrado parar el reloj en diez días al responder a un nuevo requerimiento de la SEPI respecto de su solicitud de rescate cursada a finales de agosto del año pasado. Esto significa que la sociedad pública tiene ahora hasta el 10 de marzo para resolver la solicitud de la empresa asturiana que, en principio, expiraba a finales de este mes.

Noticias relacionadas

Así lo ha anunciado la compañía asturiana a última hora del lunes en una comunicación a la CNMV. En ella, Duro Felguera ha indicado que el pasado día 18 de febrero de 2021, la compañía presentó ante la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) una actualización del Plan de Viabilidad relativo a la solicitud, en respuesta al requerimiento de SEPI de 8 de febrero de 2021.

De esta manera, se buscaba adecuar el Plan de Viabilidad "a las hipótesis financieras derivadas de las últimas negociaciones respecto a la refinanciación de la deuda sindicada".

Como consecuencia de lo anterior, desde el 8 de febrero al 18 de febrero de 2021, se paralizó el reloj en relación con el procedimiento administrativo para la concesión de la ayuda pública temporal. Cada vez que se aporta nueva información se puede paralizar el procedimiento ganando plazo hasta la subsanación, según la ley de procedimiento administrativo.

Esta extención del plazo para que la SEPI de una respuesta al rescate de 120 millones de euros es un verdadero balón de oxígeno para Duro Felguera, que negocia un nuevo acuerdo de refinanciación con la banca tras una primera propuesta de los acreedores rechazada por el equipo de José María Orihuela.

Nueva propuesta

La SEPI ha comunicado extraoficialmente que no aprobará el rescate si es que no hay pacto con la banca, un acuerdo que se resiste y que lleva más de un mes negociándose.

Hace seis semanas Duro Felguera pidió a sus acreedores 100 millones de euros en avales y refinanciar la actual deuda de 85 millones. La compañía se comprometía a pagar el 10% ahora y la otra cantidad se abonaría con una futura ampliación de capital con la SEPI como principal accionista.

Dos semanas después la banca hizo una contrapropuesta pidiendo un pago anticipado del 20% y pidió que CESCE avalara hasta un 80% de los avales otorgados. Del mismo modo, se comprometía a levantar la exigencia de que Duro Felguera diese entrada a un socio que aportase liquidez y se abrió la puerta a que proporcionase solo proyectos y cartera de clientes.

No obstante, después de medio mes de negociaciones Duro Felguera decidió rechazar la propuesta del sindicado bancario compuesto por BBVA, Banco Cooperativo Español, Sabadell, Santander, Bankia, CaixaBank y Liberbank.

En estos momentos se negocian las nuevas condiciones propuestas por la compañía en una partida de ajedrez contra reloj y con el rescate de la Sociedad de Participaciones Industriales (SEPI) sobrevolando las conversaciones.

Pérdidas

Mientras, la situación es crítica. Las fuentes consultadas por este diario indican que si no hay rescate Duro Felguera podría tener problemas para pagar las nóminas en marzo por falta de liquidez.

El grupo reportó pérdidas de 125,1 millones de euros en los primeros nueve meses del año 2020, que se compararon negativamente con las pérdidas de 3,6 millones de euros de igual periodo del año anterior.