BBVA considera que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) es necesario. La entidad ha vuelto a justificar este viernes la puesta en marcha del despido colectivo, dado que, en palabras de Onur Genç, su consejero delegado, "no hay más remedio".

Noticias relacionadas

"Tenemos que hacerlo, es necesario para garantizar la sostenibilidad del empleo en el futuro", ha señalado el banquero durante la presentación de resultados de la entidad, que en el primer trimestre logró volver al beneficio prepandemia.

El banco ha presentado a los sindicatos un despido colectivo que afectará a 3.448 empleados tras rebajar la cifra en 350 trabajadores, a los que ha anunciado que reubicará en puestos de gestión remota.

Minimizar el impacto

Genç ha manifestado la intención del banco de alcanzar un acuerdo con los sindicatos "para minimizar el impacto" del ERE. No en vano, la empresa ha anunciado ya la contratación de Randstad para efectuar el plan de recolocación de trabajadores afectados por el ERE y su compromiso de que se reubique al 100%.

El banquero ha explicado que la entidad no tiene aún ninguna estimación sobre el impacto en capital que tendrá este proceso y ha explicado que "hay que centrarse en lo que hay que hacer ahora", rechazando adelantar si el banco espera nuevos ajustes tras este despido colectivo. "Si es necesario actuar se actuará, pero estamos centrados en la situación actual", ha dicho.

Genç ha explicado que estas reducciones de empleo están siendo una tendencia en todo el sector, como refleja el proceso que se está llevando a cabo en CaixaBank, y ha explicado que en BBVA la transaccionalidad en las oficinas ha caído un 50% en dos años, teniendo en cuenta también datos previos a la pandemia para eliminar el efecto de los confinamientos.

Preguntado sobre si cree que la puesta en marcha de este ajuste afectará a la reputación del banco, Genç ha señalado que "todos los bancos deben centrarse en mejorar la reputación", si bien el sector durante la pandemia "ha dado un paso al frente y ha ayudado a las familias". Con todo, el banquero ha reconocido que la reputación de los bancos es peor en España que en otros países.

Coinbase

Genç ha sido preguntado también por la salida a bolsa hace unos días de Coinbase, compañía en la que BBVA había invertido previamente a través de su vehículo Propel Venture Capital. Esta salida a bolsa se efectuó a través de un listing, es decir, que no fue una venta al uso de los títulos por parte de sus accionistas previos ni se pusieron en circulación nuevas acciones.

Propel VC aún mantiene su participación en el capital de la plataforma de negociación de criptodivisas, por lo que en las cuentas del segundo trimestre el banco tendrá que actualizar el valor de esta inversión, al igual que de otras.

Fruto de esta actualización, según ha desvelado Genç, se anotará al resultado de operaciones financieras (ROF) y, por tanto, al margen bruto, un incremento de entre 200 y 250 millones de euros, que corresponderá principalmente a la nueva valoración de Coinbase, pero también del resto de inversiones de Propel.