BBVA vuelve a registrar beneficios como antes de la pandemia. El banco ganó en el primer trimestre del año 1.210 millones, frente a las pérdidas de 1.792 millones que registró en las mismas fechas del año anterior, cuando realizó un fuerte aumento de las provisiones y aplicó un deterioro al fondo de comercio de Estados Unidos.

Noticias relacionadas

El margen de intereses de la entidad cayó un 2,3% entre enero y marzo, hasta los 3.451 millones, algo que el banco achaca a los bajos tipos de interés. Las comisiones netas, sin embargo, crecieron un 10%, hasta 1.133 millones.

Así, los ingresos del negocio bancario (margen de intereses más comisiones) crecieron un 0,5% interanual, mientras que el resultado de operaciones financieras (ROF) avanzó un 16,1%, hasta 581 millones de euros, gracias a lo cual el margen bruto creció un 0,2%, hasta los 5.155 millones de euros.

Los gastos de explotación se incrementaron un 1,8% entre enero y marzo frente al mismo periodo de 2020, hasta 2.304 millones de euros; un crecimiento que se encuentra significativamente por debajo de la inflación media de los países en los que BBVA está presente (4,7%). El ratio de eficiencia se situó en el 45%.

El banco redujo considerablemente los saneamientos y provisiones respecto a las mismas fechas del año anterior, cuando se realizó una fuerte dotación, con caídas del 52,4% y el 47,3%, respectivamente.

Mejora el capital

En cuanto al capital, la ratio CET 1 fully loaded, la de referencia para el mercado, se situó en el 11,88% a cierre de marzo, por encima de la registrada en diciembre de 2020 (11,73%).

Por su parte, la tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto a diciembre y cerraron el trimestre en el 4,3% y el 81%, respectivamente. El coste del riesgo mantuvo la tendencia a la baja y se situó en el 1,17% en el trimestre, excluyendo la parte vendida del negocio de Estados Unidos, frente al 2,54% de un año antes y el 1,55% acumulado en 2020.

Onur Genç, consejero delegado de BBVA.

BBVA cerró el trimestre con estabilidad en la cifra de préstamos y anticipos a la clientela, en los 322.866 millones.

Los recursos de clientes descendieron un 1,7%, hasta 437.979 millones, debido a la caída de los depósitos a la clientela (-3,4%), aunque los de fuera de balance (principalmente fondos de inversión y de pensiones) se incrementaron un 3,9%.

Beneficio en España

Por regiones, en España el banco ganó 381 millones, frente a las pérdidas de 130 millones de las mismas fechas del año pasado. En el primer trimestre la inversión crediticia descendió un 1,4% debido principalmente a la reducción en los préstamos hipotecarios (-2,6%) y a la menor operativa en las empresas de mayor tamaño (-6%) y en el sector público (-9,2%).

El margen de intereses registró una reducción del 1,3%, hasta 867 millones de euros, afectado por el entorno de bajos tipos de interés. Sin embargo, la evolución positiva de las comisiones netas y del ROF impulsaron el margen bruto un 8,9%, hasta 1.646 millones de euros. La tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto al cierre del ejercicio anterior, en el 4,4% y el 66%, respectivamente.

En México, principal mercado de BBVA, la inversión crediticia registró un descenso del 6,5%, principalmente debido al sector de empresas. El banco, con todo, ganó 493 millones de euros, un 46,9% más interanual, gracias al menor impacto de los saneamientos con respecto al primer trimestre de 2020 (-34,2%).

BBVA ganó en Turquía, 191 millones, lo que supone un 96% más, gracias a la aportación de comisiones netas y el ROF, así como a los significativamente menores saneamientos y provisiones con respecto al mismo periodo del año anterior. El beneficio también creció considerablemente en América del Sur, un 150,2%, hasta los 104 millones.