Si alguien pensaba que la guerra hipotecaria que ha dejado los precios de los préstamos en zona de mínimos en 2020 había terminado, nada más lejos de la realidad. Openbank ha dado el primer paso en este nuevo ejercicio con una rebaja del precio de sus hipotecas a tipo fijo y mixto, pudiendo el cliente acceder a un interés desde el 1,25% (1,45% TAE) en los préstamos fijos.

Noticias relacionadas

En concreto, el banco 100% digital del Grupo Santander, ofrece ya ese interés a aquellos que financien hasta un 50% del valor del inmueble por un plazo máximo de 10 años. El tipo fijo sube al 1,40% TIN (1,60% TAE) para aquellos que soliciten entre el 51% y el 70% del valor de la vivienda y un interés del 1,50% TIN (1,70% TAE) para los que deseen financiar entre el 71% y el 80% del valor.

En cuanto a la hipoteca mixta, Openbank ofrece un tramo fijo durante los primeros 10 años al 1,15% (1,35% TAE) para hipotecas de entre 11 y 15 años; al 1,30% (1,50% TAE) de 16 hasta 20 años; al 1,40% (1,59% TAE) de 21 a 25 años y al 1,50% (1,69%) entre 26 y 30 años.

A partir del año 11 el interés del préstamo se sitúa para todos los casos en euríbor más 0,49%, cumpliendo condiciones de bonificación. Frente a la nueva estrategia de las grandes entidades de bonificar el precio de los préstamos según la vinculación del cliente, el requisito de Openbank se limita a tener una cuenta en la entidad, con una nómina, pensión o ingresos mensuales de al menos 900 euros por persona.  

En todos los casos, las hipotecas de Openbank están exentas de comisiones de apertura, amortización parcial, subrogación o cambio de condiciones. La solicitud y los trámites para la contratación se podrán realizar de forma online.

En busca de la rentabilidad

Las entidades financieras saben que, pese a la escasa rentabilidad de este producto en un entorno de tipos negativos, puede compensarse con la capacidad de las hipotecas para convertirse en puerta de entrada de nuevos clientes hacia otros productos. Es decir, para conseguir una mayor vinculación y, por lo tanto, clientes más rentables.  

En este escenario, los expertos tienen claro que las hipotecas a tipo fijo seguirán dominando el escaparate bancario en los próximos meses, al suponer un ingreso fijo para los bancos y con un euríbor por los suelos que no deja espacio para hacer rentable el negocio de los préstamos variables.

Ante la evidencia de que los precios irán hacia abajo, es previsible que las entidades quieran compensar un tipo muy competitivo con las bonificaciones mediante la contratación de productos que son más rentables para los bancos. Entre ellos, las cuentas nómina, pero también otros productos como seguros de hogar y de vida.