Los accionistas de CaixaBank han aprobado este jueves la fusión con Bankia, con lo que ambas entidades solo tienen que esperar ya al visto bueno de Economía y Competencia para cerrar la operación. Durante su intervención en la que ha sido su última junta como presidente de la entidad, Jordi Gual ha resaltado que la nueva CaixaBank dará lugar a una entidad "más sólida, más eficiente y más rentable".

Noticias relacionadas

La fusión ha sido aprobada por un 99,71% de los accionistas presentes o representados. En el caso de Bankia, el respaldo a la operación, cuyo cierre jurídico se espera para el primer trimestre de 2021, también fue mayoritario. 

En un discurso repleto de agradecimientos para el equipo que en los últimos años le han acompañado al frente de la entidad, con especial mención al consejero delegado, Gonzalo Gortázar, Gual ha trasladado su bienvenida a los nuevos miembros del Consejo y, en especial, a José Ignacio Goirigolzarri. “Bienvenidos a CaixaBank, una entidad de futuro con más de 115 años de historia. Una institución orgullosa de su trayectoria, de sus valores y de su estrecha vinculación con la Fundación “la Caixa” y su Obra Social. Bienvenidos a este gran proyecto que es CaixaBank”.

El presidente de CaixaBank ha recordado que Bankia será la fusión número 85 para la entidad "y estoy seguro de que se convertirá en un hito histórico cuando, con la perspectiva de los años, constatemos el éxito de la operación". 

Junta de accionistas de CaixaBank.

El banquero ha querido explicar que la estrategia de saneamiento y foco en la rentabilidad de los últimos años estaba dando sus frutos para terminar 2021 con retornos superiores al coste de capital. Sin embargo, explica que "la pandemia ha retrasado la consecución de este objetivo. "No cabe duda de que el mercado ha reconocido nuestra mayor capacidad de generación de ingresos y nuestra disciplina en la contención de costes".

Así, ha querido señalar la mejor evolución de la cotización de CaixaBank en relación a la de la banca europea: casi 25 puntos porcentuales de diferencia desde mediados de 2016. La diferencia en la rentabilidad total para el accionista ha superado 30 puntos porcentuales.

Durante su intervención, Gual ha hecho un repaso del difícil entorno macro al que se enfrenta el sector, tras seis años de tipos de interés negativos que han llegado para quedarse muchos más. "Necesitamos tener más escala para ganar en eficiencia, capacidad de inversión y poder desplegar los nuevos modelos de negocio digitales que requieren de una gran base de clientes".

En este sentido, indica que  “Bankia es el mejor socio para acompañarnos en este viaje y la fusión dará lugar a una entidad más sólida, más eficiente y más rentable”.

Junta general de accionistas de CaixaBank.

Datos de la fusión

Durante su intervención en la junta celebrada en Valencia, el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha hecho un repaso a los principales datos de la entidad fusionada, como los 1.000 millones de euros estimados en sinergias a medio plazo, o la necesaria inversión de unos 2.200 millones de euros en costes de reestructuración, "pero que podemos compensar con capital propio de la entidad combinada y que se rentabiliza en un plazo relativamente corto, ya que equivale a menos de 3 años de los ahorros anuales previstos".

En este sentido, Gortázar ha explicado que, una vez cerrada la fusión legal, prevista para antes de que acabe marzo de 2021, comenzarán las negociaciones con lo sindicatos.

"Lo haremos como siempre hemos hecho, con la máxima responsabilidad social, compaginando la necesidad de mejorar la eficiencia y asegurar la sostenibilidad del grupo, con el lógico respeto y consideración por las personas que salgan", explica, reconociendo que la entidad ya trabaja en cuantificar el excedente de plantilla y en las fórmulas más adecuadas desde el punto de vista empresarial y también personal.

Con datos a junio de 2020, el consejero delegado ha estimado que la nueva entidad mejorará la ratio de cobertura de la morosidad en 3 puntos, contará con un incremento de los activos líquidos hasta los 128.000 millones de euros y una ratio de solvencia core capital Tier 1 que excedería el mínimo requerido en más de 310 puntos básicos. “La entidad resultante será, por tanto, una entidad fuerte, bien provisionada y bien capitalizada”, ha afirmado.

El número dos de la entidad ha recordado que, si se consiguen las sinergias anunciadas, en 2022 la rentabilidad sobre capital tangible (RoTE) mejoraría entre 1 y 2 puntos porcentuales respecto a permanecer en solitario.

"En este momento especialmente incierto por la situación de la pandemia, desconocemos la rentabilidad de los próximos años, pero utilizando como referencia los datos del consenso de analistas publicados recientemente, el ROTE en ese mismo año 22 se podría situar en  niveles del 8% y el beneficio por acción haber mejorado un 28% respecto a permanecer en solitario".

Con la aprobación del proyecto de fusión por parte de los accionistas, se prevé que la fusión se materialice durante el primer trimestre del 2021 -siempre sujeto a que se obtengan las autorizaciones regulatorias y administrativas correspondientes- y que la integración operativa entre las dos entidades se ejecute antes de finalizar 2021.

Entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, el nombramiento de los nuevos consejeros tras la integración: José Ignacio Goirigolzarri Tellaeche, Joaquín Ayuso García, Francisco Javier Campo García, Eva Castillo Sanz, Teresa Santero Quintillá y Fernando Maria Costa Duarte Ulrich.

También formaran parte del Consejo de Administración los actuales consejeros de CaixaBank Gonzalo Gortázar Rotaeche (consejero delegado), Tomás Muniesa Arantegui (vicepresidente), José Serna Masiá, María Verónica Fisas Vergés, Cristina Garmendia Mendizábal, María Amparo Moraleda Martínez, Eduardo Javier Sanchiz Irazu, John Shepard Reed y Koro Usarraga Unsain.