Era uno de los pocos bancos del Ibex en los que aún no se había atrevido entrar y, ahora, lo hace con toda su potencia. BlackRock se acaba de hacer con un 4,31% de los derechos de voto de Bankia en plena debacle bursátil de la entidad, que se deja más de un 10% en bolsa desde que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantase el veto a los cortos.

Noticias relacionadas

Desde esa medida que entró en vigor el pasado lunes, la entidad se deja un 16,5% en bolsa, al pasar de 0,91 euros a 0,76 euros por acción, ampliando su desplome en el año al 60%, convirtiéndose en la segunda peor entidad del Ibex solo por detrás de Sabadell, que se deja más de un 75% en el periodo. 

Parte de la operación se ha desarrollado a través del fondo BlackRock European Master Hedge Fund Limited. El gigante estadounidense se convierte así en el segundo máximo accionista de Bankia, solo por detrás de BFA, cuya participación ronda actualmente el 61,8%.

BlackRock supera así al que hasta ahora era el primer accionista privado en Bankia, Artisan Partners, que aterrizó en el capital de la entidad nacionalizada en 2017 y cuenta aún con una participación del 3,07%. 

"Llama la atención la reacción de Sabadell y Bankia, que el miércoles duplicaron las caídas del resto de bancos y del 2,6% registrado por el EuroStoxx Banks", indica en un reciente informe Rafael Alonso, analista de Bankinter.

De hecho, el experto apunta a que los desplomes pueden reactivar los rumores de fusión entre ambas entidades. "El mercado especula con esta posibilidad desde hace tiempo, incluso como mecanismo para diluir la posición del Estado a través del FROB en Bankia (actualmente en el 61,8%)", explica el experto en su informe de mercados diario.

"¿Tiene sentido estratégico? En principio sí, porque aumentaría la diversificación por líneas de negocio (Sabadell es fuerte en pymes y Bankia en hipotecas) y geográfica (Madrid, Valencia, Baleares en Bankia, Cataluña, Levante… en Sabadell)", insiste Rafael Alonso. Sin embargo, al experto le surgen más dudas respecto al sentido financiero de la operación.