Malas noticias para los rentistas. JP Morgan da por perdido el año en lo que se refiere a dividendos de la banca en Europa. Y también en España. La entidad estadounidense considera que el ritmo de pagos al accionista que hasta ahora mantenían se ha vuelto "insostenible" con la irrupción del coronavirus.

Noticias relacionadas

Con estos argumentos, JP Morgan considera que no verán la luz los dividendos pendientes de 2019 que habían quedado en el aire y que tampoco habrá retribución al accionista con cargo a las cuentas del ejercicio 2020. Unos balances que ya están marcados por fuertes provisiones.

Incluso en un escenario en el que algunas entidades financieras pudieran revisar sus estimaciones "en el segundo semestre", los analistas de la firma norteamericana no ven posible el pago de dividendos. Un hecho en el que también es protagonista el propio Banco Central Europeo (BCE), que llegó a amenazar con sanciones al sector en caso de que no destinara todos sus beneficios a establecer más reservas de capital para lo que la crisis pudiera traer.

Convergencia con EEUU

En línea con estos argumentos, desde la firma estadounidense apuntan que el 'pay-out' o porcentaje de beneficios que se podría destinar a dividendos a partir de 2021 se reduciría drásticamente desde el entorno del 50% actual hasta un 35%. Este porcentaje, apuntan, está más en línea con las prácticas de la banca estadounidense, que no ha recibido tantas presiones de su supervisor para cortar el grifo de los pagos al accionista.

Estos argumentos llevan a la entidad a ser más cauta que el consenso de mercado en torno a la recuperación de los dividendos de la banca europea. En este sentido, consideran que esta media es todavía "demasiado optimista" frente a las evidencias de impacto económico que ya deja el Covid-19. En este sentido, consideran que el próximo año habrá repartos de dividendo un 28% más débiles de lo que considera la industria de inversión y del 6% en 2022.

Previsiones para España

Aunque a excepción del Santander, que decidió revisar su política de dividendos justo antes de celebrar su junta de accionistas, las entidades españolas han mantenido a grandes rasgos sus pagos pendientes a cuenta de 2019, no creen que esto deje unas mejores perspectivas para el sector a esta ladera de los Pirineos.

En JP Morgan consideran que en el mejor de los casos Santander pagará 0,1 euros en 2021 y duplicará la cifra un año después. En BBVA las previsiones son de 0,08 euros y 0,18 por acción. En Bankinter, algo más de holgura: desde 0,08 hasta 0,25 euros en dos años.

Por lo que se refiere al Sabadell, que acaba de apuntarse nuevos mínimos históricos, no ven margen para un reparto de más de 1 céntimo de euro en 2021 que un año después podría engordar hasta los 0,04 euros. En Bankia ven 0,02 euros y 0,10 euros por acción. Mientras tanto, en CaixaBank aguardan 0,06 euros el año que viene y 0,15 euros el siguiente.