Banco Santander da un paso más en los recortes frente a la crisis del coronavirus. La entidad anunció el pasado 23 de marzo su decisión de cancelar el dividendo a cuenta con cargo al presente ejercicio y de posponer cualquier decisión sobre dividendos con cargo a 2020 hasta que hubiese mayor visibilidad sobre el potencial impacto de esta crisis.

Noticias relacionadas

Ahora, amplía esta decisión suprimiendo también el dividendo complementario, el segundo a cargo de 2019, que la entidad tenía previsto abonar en mayo y que se iba a aprobar en la junta de accionistas que el banco cántabro celebra este viernes 3 de abril.

En principio, el banco cántabro había optado por mantener este segundo pago a cargo de 2019, sobre todo tras las decisión de la semana pasada que también incluyó un recorte del 50% en el bonus de la presidenta del banco, Ana Botín, y de su mano derecha, José Antonio Álvarez.

La presión de la EBA

Sin embargo, la presión del Banco Central Europeo (BCE) y otras instituciones bancarias como la EBA, que han llegado a amenazar incluso con acciones legales a las entidades que no fuesen prudentes con sus políticas de retribución, ha obligado al Santander a tomar esta drástica decisión, eliminando incluso algunos puntos del día de la junta de este viernes.     

En su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Santander explica que la recomendación del BCE "contemplaba explícitamente que aquellas entidades que habían convocado ya su junta general de accionistas, como es el caso del Banco, debían cambiar su propuesta de dividendos para cumplir con la recomendación".

"Asimismo, el 31 de marzo se aprobó el Real Decreto-Ley 11/2020 que expresamente regula y habilita la retirada de la propuesta de aplicación del resultado de las juntas generales de accionistas ya convocadas. Esta norma permite al Banco explícitamente cumplir con la recomendación del BCE", indican desde la entidad.

Bajo este escenario, el consejo de administración del banco ha acordado en la jornada previa a la junta "revisar la política de dividendos, incluyendo para la aplicación de los resultados de 2020, en el sentido de que la intención del consejo es ahora no proponer la distribución de dividendos a los accionistas hasta que no exista mayor visibilidad sobre los efectos de la crisis del COVID-19 y se conozca el resultado del ejercicio del 2020", explica Santander a la CNMV.