La ansiada paz social podría estar más cerca para Airbus y sus empleados en la Bahía de Cádiz. Los sindicatos mayoritarios, CC. OO. y UGT, han firmado un preacuerdo con la empresa que incluye el cierre de la planta de Puerto Real y el traspaso de la plantilla al CBC de El Puerto de Santa María.

Noticias relacionadas

La planta de Puerto Real pasaría a convertirse en un Centro Aeronáutico Industrial 4.0 y los empleados, junto con la carga de trabajo, se trasladarían a CBC de El Puerto de Santa María, también en la provincia de Cádiz.

La empresa acoge de buen grado este preacuerdo porque "pone fin a meses de incertidumbres". Airbus espera materializarlo pronto para mantener un clima de paz social, que "beneficiará tanto a la empresa como a sus trabajadores".

Este es un preacuerdo que aún debe ser ratificado por los afiliados: en UGT se reunirán para ello el lunes y en el CCOO el miércoles. Por su parte, los sindicatos minoritarios lamentan la firma de este acuerdo porque "no incluye a las industrias auxiliares" y convocarán asambleas en los próximos días para estudiar si inician movilizaciones.

No obstante, antes de darle el beneplácito definitivo, los sindicatos prentenden mantener una reunión a finales de semana con el Ministerio de Industria y la empresa para que se recuerden las buenas intenciones, según ha informado a EL ESPAÑOL-Invertia el secretario de La Federación de Industrias de UGT y delegado del comité de empresa de Airbus en Tablada, Juan Antonio Vázquez.

De este encuentro esperan que el Gobierno se comprometa a fortalecer el tejido industrial de la Bahía de Cádiz y de la industria auxiliar, mientras que a Airbus le piden que se comprometa ante el Ministerio a garantizar la viabilidad de la planta y de los puestos de trabajo.

Este preacuerdo, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL-Invertia, consta de cinco partes: un anexo relativo a la provincia de Cádiz; un plan de empleo; un apartado dedicado al futuro de la empresa hasta 2030; un acuerdo sobre la situación Covid y el acta del propio preacuerdo.

Los sindicatos mayoritarios valoran este preacuerdo y los pasos de acercamiento dados por Airbus. "Recoge prácticamente la totalidad de las cuestiones que nos preocupaban", subraya el secretario general de Industria de CCOO-A, José Hurtado.

El traslado al CBC de El Puerto

Mantener la actividad de la compañía en la provincia de Cádiz era una de las principales preocupaciones de los trabajadores. Durante el último trimestre de 2021 y hasta el tercer trimestre de 2022 será cuando el centro de trabajo CBC realizará su acondicionamiento para adaptarse industrial y organizativamente con el fin de mantener las cargas de trabajo de Puerto Real.

El plan de inversiones industriales presupuestado para ambas plantas para 2022 supera los ocho millones de euros, según se recoge en el anexo. Desde CC.OO avisan de que estarán vigilantes con las administraciones para que la planta de Puerto Real se transforme en el centro industrial 4.0. y no ocurra como, por ejemplo, sucedió con el centro tecnológico de Navantia en este mismo municipio.

En cuanto al convenio de los trabajadores, se acuerda un incremento salarial para toda la plantilla de un 2,1% este año y de un 2,6% para 2022 y 2023, así como un pago único de un máximo de 1.000 euros brutos en marzo de 2023.

El teletrabajo podría llegar también a la plantilla. En el preacuerdo consta la implementación a principios de 2022 de "una política local de trabajo en remoto" así como de desconexión digital.  Otros puntos del preacuerdo hacen referencia a la creación de un plan de formación y de uno nuevo de igualdad.

El trabajo durante la pandemia también fue fuente de conflicto en esta empresa. Este preacuerdo incluye compensaciones salariales para quienes hayan trabajado en horario de 15,00 a 22,00 horas durante un mínimo de cinco días durante la pandemia sufriendo un ajuste en su jornada habitual de trabajo. 

Los minoritarios, insatisfechos

El Comité Interempresas de Airbus España está formado por 19 representantes, de los que once pertenecen a los sindicatos que han firmado -CC.OO y UGT-. Los ocho representantes restantes están afiliados a SIPA, ATP y CGT.

Estos últimos no están satisfechos con el acuerdo: consideran que la subida salarial es insuficiente y que cuestiones como los planes de igualdad y formación "se quedarán en el papel", según ha explicado a este periódico el representante de CGT, Juan Antonio Guerrero. Por el momento convocarán asambleas con los trabajadores en los próximos días para concretar la hoja de ruta.