Línea Directa camina en solitario tras desgajarse de Bankinter mediante el debut bursátil que protagonizó el pasado 29 de abril y el miércoles presentó sus resultados por primera vez en esta nueva etapa, que afronta con el foco puesto en la captación de clientes, aunque eso signifique sacrificar parte de los ingresos.

Noticias relacionadas

A lo largo del primer semestre, la aseguradora ha logrado aumentar su base de clientes un 4,5%, hasta alcanzar los 3,3 millones de asegurados (una subida de unos 140.000 clientes), al tiempo que su facturación por primas creció de forma más moderada, un 1%, hasta los 456,5 millones de euros.

Detrás de esta diferencia se encuentran varios factores, como explicaba Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa, durante la presentación de las cuentas. "Ahora lo que estamos haciendo es una estrategia de conseguir aumentar el número de clientes aunque sea a costa de sacrificar algo de facturación", apuntaba.

Línea Directa debuta en la Bolsa de Madrid.

Además, Merino recordaba que la compañía de seguros ha reducido las primas a "buena parte de los clientes" por la pandemia, lo que también ha afectado a sus ingresos. "Estamos siguiendo una estrategia de captar clientes a través de ofertas muy competitivas, eso sacrifica algo la facturación", reiteraba.

Además, en el ramo de Auto, los ingresos por primas se vieron impactados por la caída en la venta de vehículos nuevos y cerraron el trimestre con una caída del 1%, en línea con el sector.

"Nos afecta especialmente porque tenemos una alta penetración en vehículos nuevos, que normalmente se aseguran a todo riesgo, donde la prima es más alta", explicaba el consejero delegado de la aseguradora.

Incertidumbre sobre el resto del año

Fruto de esta estrategia, de cara a final de año desde Línea Directa confían en crecer medio punto en la cuota de mercado que tienen en el segmento de Auto, que actualmente es del 7%, y experimentar un avance "considerable" en Hogar y Salud, ramos en los que en estos momentos tiene una cuota del 3% y el 0,3%, respectivamente.

Con todo, de cara al futuro existe incertidumbre sobre cómo se comportará el ramo del seguro de automóviles, aunque Merino tiene claro que la siniestralidad va a aumentar en el próximo semestre "indudablemente", dado que "la movilidad está repuntando".

Eso sí, si las perspectivas económicas se cumplen y no empeora el panorama por las nuevas restricciones, pues "la evolución epidemiológica continuará condicionando la actividad en los próximos trimestres" y ese repunte puede no devolver la movilidad a niveles de 2019, en parte debido también al teletrabajo, como explica la aseguradora en su informe financiero del semestre.

Y, en todo caso, el deterioro económico de la pandemia puede trasladarse al sector asegurador en forma de menores ventas de vehículos y, por ende, de una menor contratación de pólizas en este segmento.

Con todo, desde la compañía son optimistas sobre lo que queda de ejercicio, que será el primero que la aseguradora cierre en solitario tras estrenarse en el parqué madrileño el pasado 29 de abril. Desde su salida del paraguas de Bankinter, Línea Directa ha conseguido revalorizar el precio de sus acciones casi un 7%. Si bien el miércoles, tras la presentación de resultados, sus títulos se dejaron un 2,6%.