Hubo un tiempo en el que la palabra sostenibilidad no aparecía destacada en cada anuncio, comunicado o nota de prensa. Apenas un puñado de compañías apostaba por las temáticas sobre las que hoy orbitan gran parte de los planes estratégicos de multinacionales y grandes empresas de los más diversos sectores. Acciona forma parte de ese reducido grupo de empresas.

La compañía dirigida por José Manuel Entrecanales lleva "20 años esperando este momento". Unas palabras que cayeron a plomo durante la celebración de Wake Up, Spain! al ser cuestionado por el actual furor que vive la economía sostenible. Un momento que agradece al mismo tiempo que alerta sobre los retos que va a suponer afrontarlo.

"La oportunidad de inversión que se nos presenta en todas nuestras actividades, especialmente en renovables, no tiene precedentes". Este es el motivo detrás de la decisión de sacar a bolsa la división de renovables de Acciona. Medida que el pasado viernes volvió a confirmar pese al complejo contexto en el que se están moviendo las operaciones de este tipo en las últimas semanas".

Y es que, el máximo mandatario de Acciona es radicalmente contrario a la idea de que estemos ante una burbuja. "Estoy un 110% en contra de esa idea. No estamos ante una burbuja de renovables. Naciones Unidas señala que no se puede llegar a cumplir los objetivos de desarrollo sostenible. El 70% de su cumplimiento está fundamentado en la disponibilidad de infraestructuras. Además, el déficit de inversión en infraestructuras para conseguir esos objetivos es de 3,8 billones anuales. Estamos lejísimos de los objetivos que perseguimos. No se puede hablar de burbuja".

Cambios sociales

Pero ¿por qué ahora? ¿Qué ha cambiado para que los elementos se alineen en favor de los proyectos renovables? Entrecanales señala tanto motivos cuantitativos como cualitativos como responsables de la actual furia por la sostenibilidad. "La concienciación social sobre la necesidad de modificar nuestro modelo energético y la necesidad de hacer frente al cambio climático ha provocado un cambio de modelo". 

En su opinión, la diferencia con otros momentos, es que este movimiento no se ha quedado en una parte de la sociedad. "De esa concienciación social se ha derivado una concienciación política que ha traído un cambio del entorno regulatorio que, finalmente, ha terminado originando una tremenda oportunidad". 

Una tendencia que, lejos de frenarse, ha acelerado desde que estalló la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. "La pandemia ha puesto sobre la mesa unas sensibilidades sociales notables sobre la fragilidad del modelo que antes no existían. Teníamos la sensación de que el único riesgo eran los ciclos económicos. Ahora somos conscientes de los ciclos sociales, de nuestra fragilidad. Además, esto coincide con que el sistema de energías renovables se ha convertido en el más competitivo de cuantos hay disponibles".

A este cocktail se ha sumado, en última instancia, una serie de impulsos anticíclicos para reactivar la economía tras el impacto de pandemia. "Los apoyos lanzados por las distintas economías de occidente y oriente para salir de la actual crisis, junto con los cambios sociales, han creado una situación de inversión sin precedentes que tenemos que aprovechar. Después de 25 años parece que esto, por fin, arranca". 

Retos para aprovechar la oportunidad

Pero que existan una cantidad ingente de oportunidades no quiere decir que, para aprovecharlas, haya que enfrentarse a importantes retos. "Desde mi punto de vista, el principal cuello de botella está en la capacidad de ejecución de esas infraestructuras no en la disponibilidad de liquidez. Hay muy pocas empresas capaces de liderar esos proyectos. Nosotros somos una de ellas". 

"El plan nacional de energía y clima es de 250.000 millones de euros en 10 años. Eso es inversión pública y privada. Hay que invertir 60GW. 6.000MW al año. Por poner un ejemplo, la última subasta de renovables fue de 3.000MW, hay que hacer dos de estas al año durante una década. Hay necesidades infinitas de agentes capaces de afrontar estos proyectos" señala el presidente de Acciona.

El momento actual también es producto de una evolución en las visiones corporativas del equilibro con el medioambiente. "Lo medioambiental ha pasado por tres fases. Pasó por la fase de la responsabilidad. Teníamos estos objetivos por una cuestión de responsabilidad. Luego, en los últimos 10 años, se avanzó al concepto de la resistencia, a protegerse de lo que viene. Las empresas teníamos que ser capaces de resistir. Ahora, aspiramos a la regeneración. Ya no vale con ser no negativo. Ahora hay que ser en cada actuación creador de efectos positivos en el aspecto medioambiental".

La oportunidad de los fondos

En este contexto llegan los fondos europeos de la mano del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia. 140.000 millones que, en gran parte van a estar enfocados en cuestiones relacionadas con la sostenibilidad. Pero ¿es suficiente con este esfuerzo? Para Entrecanales se trata de un impulso importante, pero hace falta más. "Con las necesidades que hemos visto que tenemos por delante, este plan es una gota de agua. Dicho esto, las grandes líneas marcadas por Europa y España son las adecuadas".

Para el directivo, la clave en este punto está en seleccionar bien dónde se enfoca ese impulso para que el retorno sea lo mayor posible. "Puede tener un efecto multiplicador muy valioso. Las tecnologías de más vanguardia necesitan apoyo. Son como un niño. Si no las cuidas, crecen mal. Creo que estos fondos son muy buenos en este sentido".

Así como en la década de los 90 se vieron desarrollos en torno a industrias como la energía eólica, a lo largo de la próxima década el acento va a estar puesto en otras nuevas tecnologías. "Hay oportunidades con industrias nacientes. Por ejemplo, el hidrógeno verde. Sin los apoyos que va a recibir sería muy difícil que properara como seguramente lo va a hacer".

En este contexto, los fondos de recuperación abren una oportunidad que, difícilmente se habría dado sin ellos. Un nuevo terreno de juego en el que Acciona, espera desempeñar un papel importante. Un momento para el que lleva dos décadas preparándose.  

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información