Alicante

El sector hotelero y turístico de la Comunidad Valenciana, a través de su patronal más importante (Hosbec), ha emitido un comunicado muy duro con las políticas de cierres perimetrales aprobadas por Gobierno y las Comunidades autónomas. Según explican, el sector se encuentra en una situación límite y consideran necesaria la planificación de la reactivación turística basada en datos objetivos y en procedimientos de seguridad con una combinación de rastreos, test y confinamientos de precisión.

Noticias relacionadas

"Desde Hosbec consideramos que las cifras sanitarias actuales avalan este y que se debe restaurar la movilidad de todo el territorio peninsular e insular a la mayor brevedad posible levantando los cierres perimetrales", declaran los hoteleros.

Afirman que la movilidad vinculada al turismo no es ningún factor de riesgo, por lo que insisten en que no hay que tener miedo a la normalidad, sino aprender a convivir con ella. Para el presidente de Hosbec, Toni Mayor, "cuando las cifras sanitarias son buenas hay que flexibilizar medidas para el turismo porque es esencial en nuestro sistema económico y social."

Mejores cifras, más multas

Los hoteleros sostienen que estos momentos en que tenemos las mejores cifras desde hace muchos meses es la mejor oportunidad de planificar esta apertura. Pero lo que hay que poner en marcha son "sistemas efectivos de control como son los rastreadores, los test rápidos de antígenos que ya tiene autorizados la UE y un encapsulamiento de brotes o poblaciones con altos niveles de contagio de forma que se actúe como cirugía de precisión".

Incluso se debería pensar en endurecer las multas y sanciones, proponen, "porque se ha extendido de forma generalizada la peligrosa sensación de impunidad frente al incumplimiento de las normas de seguridad".

"A ver si lo más importante de la pandemia no va a ser el virus, sino la ineficacia y falta de diligencia para manejar la postdesescalada", destaca Toni Mayor.

Pero para ello, las autoridades tienen que ponerse a trabajar, que lo cómodo es cerrar todo, pero lo verdaderamente efectivo y responsable es articular día a día salud y economía. Ahora estamos en condiciones podemos hacerlo. Ahora tenemos que abrir y tenemos que tirar de tecnología (que funcione), de avances científicos (antígenos) y de la seguridad de los destinos turísticos que hemos demostrado durante muchos meses sin que haya habido ni incidentes ni brotes vinculados a esta actividad, añaden.

"Respecto a aquellos que vinculan este cierre con una salvación de la campaña de verano, desde Hosbec creemos que no se trata de salvar ningún verano, se trata de salvar un sector esencial del sistema productivo sin el cual no puede haber recuperación económica", explican los hoteleros.

Si empezamos a trabajar ahora en un sistema de movilidad segura que combine todos los criterios mencionados anteriormente, podremos trabajar una temporada turística que nos lleve hasta la ansiada inmunidad de grupo por vacunación que no llegará hasta el próximo otoño.

"El temor que tenemos ahora los empresarios turísticos es que después de la Semana Santa se produzca una nueva ola de contagios por los incumplimientos, la falta de rastreadores y la falta de pruebas rápidas de detección. Y si esto ocurre ¿se abrirá la movilidad o volverá a extenderse el cierre perimetral más allá del 9 de mayo, fecha en la que está previsto que decaiga el estado de alarma?", se preguntan.

Este es el verdadero temor de los empresarios hoteleros, que nos hallamos metidos en un círculo sin salida por no contemplar otras alternativas más eficaces. Por eso, los cierres perimetrales son el más claro ejemplo del fracaso de la gestión del virus tras doce meses.