La Fundación Damm ha anunciado la adquisición de los terrenos para construir la que será su futura ciudad deportiva, que se situará en la montaña de Montjuïc de Barcelona y que tendrá como usuario principal al Club de Fútbol Damm.

Noticias relacionadas

La nueva ciudad deportiva tendrá una superficie de 30.000 m2, distribuidos en dos campos de Fútbol 11 -uno de los cuales se podrá dividir en dos campos de Fútbol 7- y dos edificios.

El edificio principal acogerá las oficinas del Club de Fútbol Damm, además de los servicios médicos del Club, gimnasio, vestuarios del campo principal y sala de estudios, para dar continuidad a la formación académica de los jugadores y las jugadoras. En el segundo edificio, situado entre los dos campos de fútbol, se ubicarán otros vestuarios, las graderías -con capacidad hasta 550 espectadores- y un área de restauración de 100m2.

El nuevo complejo deportivo estará ubicado en el antiguo Golf Montjuïc, en unos terrenos hasta ahora propiedad del Club Natación Montjuïc. El contrato de compraventa ha sido ratificado en la Antigua Fábrica Estrella Damm de Barcelona por parte de Ramón Agenjo, vicepresidente de la Fundación Damm y presidente del Club de Fútbol Damm, y de Jaume Roca, presidente del Club Natación Montjuïc.  

El usuario principal de las instalaciones será el Club de Fútbol Damm, pero no será el único. La Fundación Damm pondrá las instalaciones a disposición de los trabajadores de Damm, así como de sus familias, en el marco de la decidida apuesta de la compañía por la salud de todas las personas que la integran. 

Sostenible y autosuficiente

El diseño del nuevo complejo deportivo de la Fundación Damm se ha planteado con el objetivo de integrar las instalaciones en el paisaje de la montaña de Montjuïc, consiguiendo una ciudad deportiva adecuada a las necesidades actuales y libre de emisiones de CO2.

El nuevo complejo se ha diseñado siguiendo criterios de sostenibilidad y eficiencia energética, con el objetivo de conseguir unas instalaciones Nearly Zero Energy Building (NZEB) y energéticamente autosuficientes. Para hacerlo posible, se han previsto instalaciones y equipos de producción de última generación que, por su eficiencia y alto rendimiento, minimizarán el consumo energético del centro.

Un consumo que será 100% eléctrico y que se nutrirá de una instalación de placas fotovoltaicas. Además, con tal de optimizar el consumo de agua, se prevé la instalación de un depósito para almacenar el agua de la lluvia, la cual se utilizará para el riego y el mantenimiento de los campos de fútbol y de los espacios del entorno de los edificios. Todo ello con el objetivo de conseguir unas instalaciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.