Sevilla

Abengoa ha comunicado este martes que retrasa la presentación de sus cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2019 prevista para el día de hoy a la par que se ha marcado hasta el día 14 de julio como plazo para la negociación de su financiación. 

Noticias relacionadas

Se marca tal fecha para dar por completadas las actuaciones necesarias para "superar la situación de desequilibrio patrimonial". Si en esa fecha no se dan por terminadas, la compañía ha afirmado que adoptará las medidas que legalmente procedan, según reza en una información relevante remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Desde la compañía sevillana, cuyo Consejo se ha reunido hoy según han informado a Invertia, han aclarado que continúan trabajando en la ejecución de las medidas acordadas así como que carecen de información que permita concluir que van a poder ser comprometidas en los próximos días.

Por ello, desde el Consejo han declarado que se requiere de mayor grado de certidumbre "sobre la probabilidad de éxito o fracaso de las medidas anunciadas". Como consecuencia, Abengoa ha optado por retrasar la formulación de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2019, al igual que ya hizo en el mes de marzo

"Dichas cuentas se formularán a la mayor brevedad posible", aseguran desde la empresa, "una vez se pueda evaluar con una mayor certidumbre el resultado de las medidas propuestas por el Consejo el pasado 19 de mayo de 2020".

Fecha clave: 14 de julio

Igualmente, Abengoa ha anunciado la fijación de un plazo máximo hasta el próximo 14 de julio para "concretar con grado suficiente la probabilidad de éxito de las actuaciones previstas". De no ser así, alertan la compañía, "se adoptarán las medidas que legalmente procedan".

Este plazo busca despejar las incertidumbres ante la complicada situación de liquidez de la compañía, coincidiendo además con su lucha para buscar financiación que le aleje del fantasma de la quiebra.

Abengoa ya comunicó a sus trabajadores que no podrá hacer frente al pago de las nóminas del mes de junio en su totalidad por las consecuencias del coronavirus y la carencia de financiación alternativa. Las malas previsiones se hicieron realidad en mayo cuando la empresa anunció unas pérdidas netas de 517 millones de euros en 2019, frente a los 1.498 millones de euros negativos en el ejercicio anterior.

A esto se suma el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) vigente en Abengoa, que afecta al 30% de su plantilla en España y al 15% de sus empleados en el resto de países donde está presente debido al impacto en su actividad por la pandemia.