Ence vuelve a dar réplica a la decisión del Gobierno de no dar continuidad a las concesiones para su fábrica de Pontevedra. La compañía papelera presume este martes de que su planta gallega “se encuentra por encima de la media del sector en cuanto a parámetros medioambientales y de transparencia”.

Noticias relacionadas

Así lo explica Ence en un comunicado corporativo en el que se reivindica como “referente para el resto de empresas” del sector de la celulosa al haber obtenido una calificación de 74,3 puntos sobre 100 en un baremo específico desarrollado por WWF, la ONG naturalista.

La compañía papelera española obtiene una calificación especialmente positiva en lo referido al suministro de madera empleado. Sin embargo, esta es una cuestión que no se entraba a valorar en las objeciones del Gobierno para renovar los permisos a Pontevedra, más centradas en su efecto sobre el ecosistema de la ría donde se ubica.

En este sentido, Ence señala que ha participado voluntariamente en el “Environmental Paper Company Index” (EPCI) de WWF junto a una treintena de compañías de todo el mundo. Para ello, explica, ha tenido que suministrar información sobre abastecimiento y consumo de materias primas, certificaciones, proceso de producción de celulosa, emisión de gases de efecto invernadero y gestión del consumo de agua, entre otros parámetros.

Por lo que se refiere al negocio de pasta de celulosa, la cotizada española consigue una puntuación del 74,3% frente a una media sectorial del 66%. En este sentido, las fábricas de Navia y Pontevedra se sitúan, según la firma, “a la vanguardia mundial del sector en desempeño ambiental”. Así, subraya que además cuenta con las certificaciones ISO 9001 y 14001, el sello ecológico oficial de los gobiernos escandinavos Nordic Swan y la ecoetiqueta EU Ecolabel.

Caída en picado en bolsa

La capitalización de Ence ha mermado un 51% en el último año. La papelera primero se apuntó un fuerte descalabro a raíz de al negativa del Gobierno a defender la prórroga para sus instalaciones en la ría de Pontevedra.

Después, las ventas indiscriminadas por la crisis del coronavirus que hace prever una fuerte contracción de la economía global, han seguido tiñendo de rojo su gráfica, al punto que sigue entre los valores más penalizados del Ibex 35 después de haber cerrado 2019 como su farolillo rojo.

Junta exclusivamente telemática

Paralelamente, Ence ha enviado una información relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que explica que su próxima junta de accionistas se celebrará de forma exclusivamente telemática, de manera que no habrá asistencia física. Esta es una de las medidas con las que el Gobierno ha facilitado a las cotizadas españolas la celebración de estas asambleas durante el tiempo de estado de alerta por la crisis sanitaria del coronavirus.

La junta general se celebrará pues a las 12:30 horas del próximo 31 de marzo. Para facilitar la participación de los accionistas se ha decidido "ampliar el plazo para que los accionistas puedan ejercitar su derecho de información previo a la junta [...] hasta el momento del inicio de la votación de las propuestas de acuerdos".